Discografía – Lana Del Rey

Elizabeth Woolridge Grant, May Jailer, Lizzy Grant, Sparkle Jump Rope Queen, Lana Del Ray, Lana Rey Del Mar o Lana Del Rey, como gusten, es la misma, y su talento habla por sí solo.

Todos estos cambios de nombre, a ojo de buen cubero, podrían parecer sólo intentos fallidos de estrellato y pudieron quedarse en eso nada más, pero después de escuchar lo que cada “personaje” ha tenido que ofrecer, me di cuenta del talento de esta mujer; y es natural que haya confeccionado todos estas “personas”, pues Del Rey escribe así, “en personaje”.

Ayer salió a la venta su último disco, “ULTRAVIOLENCE” y definitivamente es un paso adelante musicalmente hablando. Mantiene esa esencia melancólica, un poco escalofriante y cinemática que encuentras en casi todas sus canciones – desde sus inicios – y no es una continuación de “Born To Die” en absoluto.
Hoy, mucho más experimentada, pero también quizás más presionada por la industria musical que siempre exige romper records, “ULTRAVIOLENCE” está hecho para escucharse y leerse con una mente abierta; pues suena como se ve la portada: Obscuro.
lanadelrey39847493

Mi fascinación con Lana Del Rey es muy extraña, remueve en mi ciertas imágenes que parecen recuerdos de algo que nunca pasó. Hace más de veinte años fui a California, a un funeral, el primero de mi vida, de un tío lejano; tenía 12 años y como siempre, aromas y colores se quedaron estampados en mi mente. El aire fúnebre de la capilla, mezclado con el del panteón de césped verde recién cortado y mojado se acompañaban por una música de fondo que me daba escalofrío. Toda esa vibra “Americana” en la cena después del entierro y la playa nublada y fría de Long Beach me parecieron un poco aterradoras en ese tiempo. Toda la imagen se quedó como un recuerdo que jamás visitó mi memoria de nuevo, hasta que escuché “Video Games”.
hastings chapel and hoover

No le presté atención a la letra, sino al color de la música – como generalmente me sucede con estos nuevos descubrimientos – y mi memoria de inmediato abrió uno de los cajones más escondidos de los recuerdos. Las cuerdas, el piano, la cadencia y la voz de aquella mujer me dieron escalofríos, me llevaron a California, a aquella capilla alfombrada, silenciosa, con paredes de madera y un ataúd en el centro. Nunca vi el video, no sabía ni quien era.

Conforme pasaban los meses, Lana Del Rey se convertía en un nombre familiar y más canciones y videos comenzaron a circular. Una noche, en una reunión familiar muy extraña, todos comenzamos a poner cada quien algún video que nos gustara y elegí “Born To Die”. Lo vimos con atención y a todos nos pareció extraño. Mi papá, que no es moderno musicalmente hablando, sólo se asombró al ver a los dos tigres de cada lado de aquella cantante rara y con demasiado maquillaje en una iglesia, la cual después fumaba marihuana mientras simulaba un acto sexual con su pareja en el auto y al final estaba bañada en sangre.
borntodie2

No pude dejar de ver el video, lo vi muchas veces. A ella le encontré parecido con Darryl Hanna (Splash o la “tuerta” de Kill Bill, como gusten), pues esos labios tan rellenos y esa nariz tan respingada, son la obra de un cirujano plástico. Su arreglo, su vestimenta, el fondo, la bandera estadounidense, me hicieron pensar en automático en una cantante nueva, pero muy vieja a la vez. Me gustó más, me intrigó más de lo normal, así que emprendí la investigación.

Lana Del Rey describe a Lana Del Rey como una versión gangster de Nancy Sinatra y Lolita, enamorada de lo “americano” y con muchos “daddy issues”. Esa es su publicidad, eso es lo que la convirtió en blanco de tantas críticas, pues en internet todo se sabe y al ver a la dulce e inocente May Jailer, sin una gota de maquillaje – y con otra nariz y boca – sí piensas que esto se trata de una artimaña de mercadeo a gran escala ¿Pero qué artista – sobretodo femenina – no ha pasado por el bisturí al menos una vez? Peccata Minuta.
lana_del_rey-plastic-surgery-before-and-after

Por supuesto, después de escuchar “Video Games” y “Born to Die” tantas veces, adquirí el disco completo, en vinilo porque pensamos que sería más rico escucharlo así (fue una plática con un amigo muy hipster, yo los compro porque en ese formato me han gustado siempre) y me enganchó completamente.

“Born To Die” está lleno de sonidos, tiene una de las producciones y arreglos musicales mas fascinantes que he escuchado. Hacer una canción en guitarra o piano, con algunas percusiones es algo difícil de lograr, pero añadirle prácticamente una orquesta y además “las voces” multi capa en cada track (por favor, díganme que no soy el único que las escucha… no son drogas, no las consumo) seguro fue un dolor de cabeza. Es un disco rico, que escuchas atento y te estimula algo dentro. Te hace llorar sin saber por qué.
photo 2 (1)

“Summertime Sadness” se convirtió en la declaración de tristeza y misticismo funesto más clara de este album. El video, lleno de filtros, halos de luz y nubes que no sabes si son angelicales o demoniacas, es simplemente bello. “Bésame fuerte antes de irte…” quizás es de las frases más duras que alguien podría pronunciar a un ser amado, una frase que vuelta canción se vuelve imposible de cantar por tanto suspiro.

En la última década sólo he visto que funcionen dos reediciones de un disco: “The Fame Monster” de Lady Gaga y “Paradise” de Lana Del Rey.
lady-gaga-y-lana-del-rey
Si bien fueron descartes o canciones hechas a la medida del triunfo, llevaron a los discos originales – y a sus respectivas artistas – a los cuernos de la luna. “Paradise” se presentó como parte de “Born To Die”, pero tiene un color completamente diferente. No es más luminoso, sino más crudo. Quizás, si bien nacemos para morir, el paraíso no es plena felicidad.

“Ride” es un video que declara el personaje más característico de Lana Del Rey: La chica con daddy issues que sale con hombres mayores, que se mete en problemas, que vive en moteles de quinta, drogada  y hasta arriba, pero LIBRE. Aunque esté montada en una llanta que se cuelga de la Pura Gracia de Dios.
Tire

Compré “Paradise”, en vinilo de nuevo, y atentamente lo escuché. Saqué el inserto con las letras mientras sonaba “American” – mi favorita de ese disco – y al leerla, me di cuenta de que las palabras no decían lo mismo que la melodía. Parecen un poco estúpidas comparadas con la intensidad musical que presenta, y ESE es el estilo de Lana Del Rey. No hace sentido, pero de alguna forma sí. Es una yuxtaposición constante. El acetato sólo contiene 8 canciones, no incluye “Burning Desire”, que es parte de la edición digital y de lujo. Termina con “Bel Air”, que es como llegar a la puerta del cielo, que suena como debe sonar esa dulce transición entre la Tierra y el Cielo.
photo 1 (1)

Tenía ganas de más, se me habían acabado ya los dos discos; pero para mi deleite – y el de muchos – internet tenía mucho más de Lana Del Rey. Entre un montón de canciones “unreleased”, “demos” y filtradas, seguramente por ella misma, descubrí que esta mujer no es sólo una fabricación de una compañía de discos que, literal, la operó, la lanzó y pegó como si se tratara de cualquier otra jovencita vulgar y sexosa. El hecho de tener tantas canciones hechas, que al oído suenan tan bien como para estar en discos de estudio, pero que por alguna extraña razón no logran salir “legal y bonitas”, prueban de una vez por todas el talento de Elizabeth, les guste o no.

Me fui para atrás, descubrí “Kill Kill”, que viene en “Lana Del Ray aka Lizzy Grant”, disco que ella misma pidió retirar de iTunes, y no sólo se trata de una canción deliciosa e igualmente cinemática, sino de una obra de arte completa que el mundo debería conocer. Los que gustamos de su música, por mera investigación – y porque ahí está en la red, al alcance de todos extraoficialmente – sabemos de la existencia de esta joyita musical. Lizzy suena más dulce, pero se lee igual de problemática, ya sea “en personaje” o no, y muy bien enfocada desde ahí hacía la construcción de un sonido y estilo.
Lizzy_Grant_Kill_Kill

“Pawn Shop Blues” puede ser una excelente muestra de lo que escribir “en personaje” significa, pues cuenta una historia de cómo empeñó sus aretes para poder tener dinero para ir a buscar su sueño, sin importarle que perdiera las cosas buenas que tiene de la vida, incluyendo al hombre que ama; y quien conoce la verdadera procedencia de Elizabeth, sabrá que viene de una familia adinerada, que no vivió precisamente en un trailer park ni tuvo que empeñar los aretitos para pagarse un disco; pero finalmente eso es lo que un verdadero artista hace, crea historias. Ganó entonces mi credibilidad por completo.

Muchas de las canciones incluidas en este disco “debut”, no tan brillante como debería merecer, contienen detalles de canciones que se mencionan en canciones posteriores o que se volvieron a trabajar en otro album, como por ejemplo “Yayo” – que es una simple contracción estilizada de “yeah you” – incluida en “Paradise” con otros arreglos y que se repite en el coro de “Florida Kilos”, uno de los bonus tracks de “Ultraviolence”; el sobrenombre “Sparkle Jump Rope Queen”, mencionado en “Put Me In A Movie (Little Girls) o la mención de “queens of Saigon” (“las reinas de un reino que no existe“) que aparece en “West Coast” y en “National Anthem”. Este recurso, cuando volteas hacia atrás en toda su obra, es muy recurrente, todo está interconectado. Es un genio.

Finalmente escuché “Sirens”, de 2006, bajo el nombre de May Jailer y es un disco completamente opuesto al sonido que creó después – otra coincidencia con Lady Gaga, quien también tiene en su repertorio un disco completamente fuera de lo que después fuera The Fame (“Red and Blue”, como Stefani)-. El disco es prácticamente ella acompañada de una guitarra, sin capas, sin mayor instrumentación, pero sí con letras que exploran profundamente muerte y amor. Definitivamente nadie (de la industria musical) creyó que fuera a tener éxito, incluso se puede comparar fuertemente con “Pieces Of You” de Jewel – disco que saliera 10 años antes que “Sirens” – y simplemente puedo decir que “no era su tiempo”, pero es igual de bueno y es la base de toda la obra de Lana Del Rey.
Por si no lo conocen, aquí está, escúchenlo:

Lana Del Rey es un personaje, sí, de eso no hay duda; pero tampoco me queda una sola duda de su talento musical y lírico. Que si declara que fue alcohólica, que tiene daddy issues, que se quiere morir o que le entra siempre durísimo a la mota, eso no me importa, al final she’s got the music in her… doesn’t she?
Lana Peyote

Let’s go get high … 

photo
– Elesban Espinosa

Advertisements

One thought on “Discografía – Lana Del Rey

  1. Muy buen artículo, te recomiendo a una cantante norteamericana llamada Fiona Apple; ella maneja un estilo similar y surgió a mediados de los noventas, te recomiendo MUCHO su álbum debut llamado “tidal” de 1995 SALUDOS

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s