Discografía – Lana Del Rey

Elizabeth Woolridge Grant, May Jailer, Lizzy Grant, Sparkle Jump Rope Queen, Lana Del Ray, Lana Rey Del Mar o Lana Del Rey, como gusten, es la misma, y su talento habla por sí solo.

Todos estos cambios de nombre, a ojo de buen cubero, podrían parecer sólo intentos fallidos de estrellato y pudieron quedarse en eso nada más, pero después de escuchar lo que cada “personaje” ha tenido que ofrecer, me di cuenta del talento de esta mujer; y es natural que haya confeccionado todos estas “personas”, pues Del Rey escribe así, “en personaje”.

Ayer salió a la venta su último disco, “ULTRAVIOLENCE” y definitivamente es un paso adelante musicalmente hablando. Mantiene esa esencia melancólica, un poco escalofriante y cinemática que encuentras en casi todas sus canciones – desde sus inicios – y no es una continuación de “Born To Die” en absoluto.
Hoy, mucho más experimentada, pero también quizás más presionada por la industria musical que siempre exige romper records, “ULTRAVIOLENCE” está hecho para escucharse y leerse con una mente abierta; pues suena como se ve la portada: Obscuro.
lanadelrey39847493

Mi fascinación con Lana Del Rey es muy extraña, remueve en mi ciertas imágenes que parecen recuerdos de algo que nunca pasó. Hace más de veinte años fui a California, a un funeral, el primero de mi vida, de un tío lejano; tenía 12 años y como siempre, aromas y colores se quedaron estampados en mi mente. El aire fúnebre de la capilla, mezclado con el del panteón de césped verde recién cortado y mojado se acompañaban por una música de fondo que me daba escalofrío. Toda esa vibra “Americana” en la cena después del entierro y la playa nublada y fría de Long Beach me parecieron un poco aterradoras en ese tiempo. Toda la imagen se quedó como un recuerdo que jamás visitó mi memoria de nuevo, hasta que escuché “Video Games”.
hastings chapel and hoover

No le presté atención a la letra, sino al color de la música – como generalmente me sucede con estos nuevos descubrimientos – y mi memoria de inmediato abrió uno de los cajones más escondidos de los recuerdos. Las cuerdas, el piano, la cadencia y la voz de aquella mujer me dieron escalofríos, me llevaron a California, a aquella capilla alfombrada, silenciosa, con paredes de madera y un ataúd en el centro. Nunca vi el video, no sabía ni quien era.

Conforme pasaban los meses, Lana Del Rey se convertía en un nombre familiar y más canciones y videos comenzaron a circular. Una noche, en una reunión familiar muy extraña, todos comenzamos a poner cada quien algún video que nos gustara y elegí “Born To Die”. Lo vimos con atención y a todos nos pareció extraño. Mi papá, que no es moderno musicalmente hablando, sólo se asombró al ver a los dos tigres de cada lado de aquella cantante rara y con demasiado maquillaje en una iglesia, la cual después fumaba marihuana mientras simulaba un acto sexual con su pareja en el auto y al final estaba bañada en sangre.
borntodie2

No pude dejar de ver el video, lo vi muchas veces. A ella le encontré parecido con Darryl Hanna (Splash o la “tuerta” de Kill Bill, como gusten), pues esos labios tan rellenos y esa nariz tan respingada, son la obra de un cirujano plástico. Su arreglo, su vestimenta, el fondo, la bandera estadounidense, me hicieron pensar en automático en una cantante nueva, pero muy vieja a la vez. Me gustó más, me intrigó más de lo normal, así que emprendí la investigación.

Lana Del Rey describe a Lana Del Rey como una versión gangster de Nancy Sinatra y Lolita, enamorada de lo “americano” y con muchos “daddy issues”. Esa es su publicidad, eso es lo que la convirtió en blanco de tantas críticas, pues en internet todo se sabe y al ver a la dulce e inocente May Jailer, sin una gota de maquillaje – y con otra nariz y boca – sí piensas que esto se trata de una artimaña de mercadeo a gran escala ¿Pero qué artista – sobretodo femenina – no ha pasado por el bisturí al menos una vez? Peccata Minuta.
lana_del_rey-plastic-surgery-before-and-after

Por supuesto, después de escuchar “Video Games” y “Born to Die” tantas veces, adquirí el disco completo, en vinilo porque pensamos que sería más rico escucharlo así (fue una plática con un amigo muy hipster, yo los compro porque en ese formato me han gustado siempre) y me enganchó completamente.

“Born To Die” está lleno de sonidos, tiene una de las producciones y arreglos musicales mas fascinantes que he escuchado. Hacer una canción en guitarra o piano, con algunas percusiones es algo difícil de lograr, pero añadirle prácticamente una orquesta y además “las voces” multi capa en cada track (por favor, díganme que no soy el único que las escucha… no son drogas, no las consumo) seguro fue un dolor de cabeza. Es un disco rico, que escuchas atento y te estimula algo dentro. Te hace llorar sin saber por qué.
photo 2 (1)

“Summertime Sadness” se convirtió en la declaración de tristeza y misticismo funesto más clara de este album. El video, lleno de filtros, halos de luz y nubes que no sabes si son angelicales o demoniacas, es simplemente bello. “Bésame fuerte antes de irte…” quizás es de las frases más duras que alguien podría pronunciar a un ser amado, una frase que vuelta canción se vuelve imposible de cantar por tanto suspiro.

En la última década sólo he visto que funcionen dos reediciones de un disco: “The Fame Monster” de Lady Gaga y “Paradise” de Lana Del Rey.
lady-gaga-y-lana-del-rey
Si bien fueron descartes o canciones hechas a la medida del triunfo, llevaron a los discos originales – y a sus respectivas artistas – a los cuernos de la luna. “Paradise” se presentó como parte de “Born To Die”, pero tiene un color completamente diferente. No es más luminoso, sino más crudo. Quizás, si bien nacemos para morir, el paraíso no es plena felicidad.

“Ride” es un video que declara el personaje más característico de Lana Del Rey: La chica con daddy issues que sale con hombres mayores, que se mete en problemas, que vive en moteles de quinta, drogada  y hasta arriba, pero LIBRE. Aunque esté montada en una llanta que se cuelga de la Pura Gracia de Dios.
Tire

Compré “Paradise”, en vinilo de nuevo, y atentamente lo escuché. Saqué el inserto con las letras mientras sonaba “American” – mi favorita de ese disco – y al leerla, me di cuenta de que las palabras no decían lo mismo que la melodía. Parecen un poco estúpidas comparadas con la intensidad musical que presenta, y ESE es el estilo de Lana Del Rey. No hace sentido, pero de alguna forma sí. Es una yuxtaposición constante. El acetato sólo contiene 8 canciones, no incluye “Burning Desire”, que es parte de la edición digital y de lujo. Termina con “Bel Air”, que es como llegar a la puerta del cielo, que suena como debe sonar esa dulce transición entre la Tierra y el Cielo.
photo 1 (1)

Tenía ganas de más, se me habían acabado ya los dos discos; pero para mi deleite – y el de muchos – internet tenía mucho más de Lana Del Rey. Entre un montón de canciones “unreleased”, “demos” y filtradas, seguramente por ella misma, descubrí que esta mujer no es sólo una fabricación de una compañía de discos que, literal, la operó, la lanzó y pegó como si se tratara de cualquier otra jovencita vulgar y sexosa. El hecho de tener tantas canciones hechas, que al oído suenan tan bien como para estar en discos de estudio, pero que por alguna extraña razón no logran salir “legal y bonitas”, prueban de una vez por todas el talento de Elizabeth, les guste o no.

Me fui para atrás, descubrí “Kill Kill”, que viene en “Lana Del Ray aka Lizzy Grant”, disco que ella misma pidió retirar de iTunes, y no sólo se trata de una canción deliciosa e igualmente cinemática, sino de una obra de arte completa que el mundo debería conocer. Los que gustamos de su música, por mera investigación – y porque ahí está en la red, al alcance de todos extraoficialmente – sabemos de la existencia de esta joyita musical. Lizzy suena más dulce, pero se lee igual de problemática, ya sea “en personaje” o no, y muy bien enfocada desde ahí hacía la construcción de un sonido y estilo.
Lizzy_Grant_Kill_Kill

“Pawn Shop Blues” puede ser una excelente muestra de lo que escribir “en personaje” significa, pues cuenta una historia de cómo empeñó sus aretes para poder tener dinero para ir a buscar su sueño, sin importarle que perdiera las cosas buenas que tiene de la vida, incluyendo al hombre que ama; y quien conoce la verdadera procedencia de Elizabeth, sabrá que viene de una familia adinerada, que no vivió precisamente en un trailer park ni tuvo que empeñar los aretitos para pagarse un disco; pero finalmente eso es lo que un verdadero artista hace, crea historias. Ganó entonces mi credibilidad por completo.

Muchas de las canciones incluidas en este disco “debut”, no tan brillante como debería merecer, contienen detalles de canciones que se mencionan en canciones posteriores o que se volvieron a trabajar en otro album, como por ejemplo “Yayo” – que es una simple contracción estilizada de “yeah you” – incluida en “Paradise” con otros arreglos y que se repite en el coro de “Florida Kilos”, uno de los bonus tracks de “Ultraviolence”; el sobrenombre “Sparkle Jump Rope Queen”, mencionado en “Put Me In A Movie (Little Girls) o la mención de “queens of Saigon” (“las reinas de un reino que no existe“) que aparece en “West Coast” y en “National Anthem”. Este recurso, cuando volteas hacia atrás en toda su obra, es muy recurrente, todo está interconectado. Es un genio.

Finalmente escuché “Sirens”, de 2006, bajo el nombre de May Jailer y es un disco completamente opuesto al sonido que creó después – otra coincidencia con Lady Gaga, quien también tiene en su repertorio un disco completamente fuera de lo que después fuera The Fame (“Red and Blue”, como Stefani)-. El disco es prácticamente ella acompañada de una guitarra, sin capas, sin mayor instrumentación, pero sí con letras que exploran profundamente muerte y amor. Definitivamente nadie (de la industria musical) creyó que fuera a tener éxito, incluso se puede comparar fuertemente con “Pieces Of You” de Jewel – disco que saliera 10 años antes que “Sirens” – y simplemente puedo decir que “no era su tiempo”, pero es igual de bueno y es la base de toda la obra de Lana Del Rey.
Por si no lo conocen, aquí está, escúchenlo:

Lana Del Rey es un personaje, sí, de eso no hay duda; pero tampoco me queda una sola duda de su talento musical y lírico. Que si declara que fue alcohólica, que tiene daddy issues, que se quiere morir o que le entra siempre durísimo a la mota, eso no me importa, al final she’s got the music in her… doesn’t she?
Lana Peyote

Let’s go get high … 

photo
– Elesban Espinosa

Advertisements

Discografía – Shakira (#MiHistoriaDeAmorConShakira)

La música se conecta al latido del corazón, directo al sentimiento y se guarda en el recuerdo. Una melodía o una canción, nos puede transportar a otro tiempo y otro lugar; cerrando los ojos, me voy hacia atrás, a ese momento que hizo latir mi corazón más fuerte, a ese instante donde sentí con notas el amor y el desamor.  

Mi historia de amor se conecta directamente con la música, si no recuerdo detalles del momento, tan sólo basta con tocar una canción para acariciar mi memoria y suspirar de nuevo. Mi historia puede parecerse a muchas, pero es única.

En esta primera parte (de tres), la relación es con Shakira, a quien conocí en tercer grado de Secundaria cuando tenía 15 años (1996), año en el que conocí también el amor. Su música y letras han acompañado casi sin querer mi evolución a través de las relaciones. Hoy, a los 31 años, miro hacia atrás y recuerdo con cariño y sonrisa el dulce sabor de un beso y el salado sabor de mis lágrimas.
Image

Estaba sentado sobre el escritorio entre clase y clase, contemplando el ruido que hacían todos mis compañeros mientras cambiábamos de maestro. Llegó Diana, se acercó a mi y me dijo:
– ¡Escucha esta canción! – Quitándose uno de sus audífonos, al tiempo que le subió al volumen.
– ¡Está padre! ¿Quién es? – Pregunté mientras trataba de poner un poco de atención.
– Una nueva, Shakira, la rola se llama “Estoy Aquí” ¿No la has escuchado en el radio?
– No, pero me gusta…
– Te dejo el Walkman, pero cuidado que no te lo vaya a quitar Miss Laura… – se quitó el otro audífono, se dio la vuelta y salió rápido del salón para entregarle una tarea atrasada a la maestra que venía.

Con el debido cuidado y sigilo, me quedé escuchando el cassette toda la hora de clase de Español III. Miss Laura nunca vio que tenía puestos los tan vetados audífonos durante su cátedra y lo agradezco, pues como casi nunca, presté mucha atención a la grabación completa. Me pareció muy buena, un poco lenta en algunas canciones pero en general de mi agrado. El uso de guitarras acústicas y la voz potente de esta nueva cantante me parecían sumamente interesantes.

A los pocos días, presté atención al radio, sonaba ese primer sencillo constantemente y pronto casi todos en el salón sabíamos quién era Shakira. Nos gustaban las letras, eran audaces, diferentes a lo que se escuchaba en el pop en Español de ese tiempo. Nos gustaban la frescura y el romanticismo que tenían casi todas las canciones – pues pronto hicimos copias de aquél cassette haciéndolo incluso un tema de conversación recurrente.

Las cintas nunca han sido de mi agrado, por eso de adelantar y regresar las canciones, por lo que pronto compré el CD. “Pies Descalzos” se me hacía un disco completo y redondo, de esos que escuchas de principio a fin sin adelantar, de esos que tienen algunas canciones que te atoran en el “repeat“. Contenía dos que desde el primer momento fueron especiales: “Antología”que es quizás la más entrañable para la mayoría de sus seguidores, por el contenido tan empático y doloroso en términos de amor y fin de una relación significativa – y “Quiero”.

Yo la veía de cerca, me sentaba a un lado de ella desde el primer grado. Desde el primer día me enamoré. Supe que era amor porque así se sentía, lo supe sin conocerlo, sin siquiera ser correspondido; sólo sabía que aquello de ser su mejor amigo, su fiel confidente y eterno enamorado en silencio serían la causa de muchas lágrimas, cartas sin enviar o anónimas, borracheras y dedicarle constantemente las líneas de una canción.
“Déjame quererte tanto
que te seques con mi llanto
que se nuble cada cielo
y que llueva hasta hacer charcos.
Déjame besarte tanto
hasta que quedes sin aliento
y abrazarte con tal fuerza
que te parta hasta los huesos.”

“Quiero” fue para mi la canción más significativa de “Pies Descalzos”, la que le dediqué en silencio mientras cantaba a todo pulmón mi corazón. Fue la primera vez que quise que alguien tomara mi amor y lo besara. No sucedió, fue todo lo contrario. Anabel, después de ser mi mejor amiga y la niña que amaban mis ojos, se convirtió en la que nunca nombro hasta hoy. Ella, la que en el funeral de su padre, al tratarla de consolar, me dijo “Ojalá fueras tú el que estuviera tres metros bajo tierra”. Fueron sus palabras las que rompieron por primera vez mi corazón, el cual nunca volvió a ser igual. Este es un disco que evité escuchar por mucho tiempo, me dolía casi todo, me recordaba a ella. Inevitable era, pues sonaba en todos lados, todos lo tenían. Tuve que aprender a escucharlo y a aguantarme las ganas de llorar.

Image

Los años de Preparatoria estaban comenzando, mi corazón era como una esponja que se exprimía con unas gotitas de alcohol. Mis amigos y yo nos reuníamos en alguna casa – usualmente en la mía – para fumar y beber, no siempre moderadamente. Platicábamos mucho, sobretodo del desamor que nos causaban “las pinches viejas“. Memorable fue nuestra primera borrachera juntos – hasta grabada está, en cassette – en la que mezclamos todo lo que pudimos, en pos de celebrar la iniciación de nuestros hígados al alcohol. Eran primero cervezas, luego Bacardí Limón, luego un sorbo de Champagne, para rematar con un fuerte Mezcal.

Estábamos en mi recámara, muy ebrios, sentados en el piso. Rodrigo y yo juntos, Christian frente a nosotros sosteniendo la enorme grabadora y narrando “jocosamente” los motivos de nuestro infortunio amoroso al compás de puras canciones tristes, mientras que Miguel dormitaba en la cama justo atrás de nosotros dos. Cantábamos, gritábamos, brindábamos y llorábamos al mismo tiempo, hasta que sonó “Antología”… ¡La insoportable! Intentamos cantarla, con harto sentimiento de adolescente borracho y despechado, íbamos bien hasta que por ahí de la mitad (“… pero olvidaste una final instrucción … oh-oh-oh …”) súbitamente se levantó Miguel de la cama y empezó a vomitarnos la espalda. Reaccionamos cuando Christian empezó a gritar “¡Miguel está guacareando! ¡Qué asco!” y de inmediato nos levantamos Rodrigo y yo, sin saber si secarnos las lágrimas, el Mezcal que regamos o el vómito que medio nos mojaba la espalda. Como pudimos, limpiamos, madreamos a Miguel y una hora después reanudamos la fiesta. Las palabras de Christian al final de la grabación fueron: “Lo que hace una canción de una vieja despechada, cantada por borrachos aún mas despechados…“, es por eso que “Antología” siempre será especial.

No controlábamos aún nuestra forma de beber, ni nuestras emociones. Teníamos 17. “Dónde están los ladrones?” era un disco esperado con ansias, Shakira ya era famosa con un solo disco y la expectativa era alta.

En ese año, me gustaba mucho una niña menor que yo. No era guapa, pero era muy simpática. Nayeli se llama. Era muy complaciente conmigo, en el buen sentido, y un gesto que valoré mucho fue que me regaló una copia grabada por ella del esperado disco, pocos lo tenían.

Llegando de la escuela, ni siquiera comí por encerrarme en mi cuarto para escuchar la cinta y ser de los primeros en dar su veredicto. Sonó bien a la primera, pero diferente y distante a “Pies Descalzos”. Tenían algunas melodías similares – como “Moscas en la casa” con “Antología” – y otras más “comerciales“, después de todo Emilio Estefan estaba detrás del proyecto y corría el riesgo de venderse al mainstream. Así fue, pero mantenía su esencia, el color negro como su cabello. Rápidamente me aprendí las letras, quizás en un par de días, de “Si te vas”, “Inevitable”, “Que vuelvas” , “Octavo día” y “Tú”mi favorita en ese momento -. Ignoré solo la penúltima canción, pues no me llamaba la atención y me daba flojera.

Sonaba fuerte en la radio “Ciega, Sordomuda”, pasaba el video en MTV y la comparaban mucho con Alanis Morissette, quien portaba un look muy similar y había tenido en su primer disco un estilo parecido al de Shakira. Nunca encontré la verdadera similitud, pues siendo fan de las dos, sus contenidos y estilos líricos son muy diferentes. Shakira, apuntaba para ser realmente un fenómeno pop, mientras que Morissette no.

Nayeli, para variar, no me peló. Usó la carta del “Eres muy lindo y te quiero como amigo“. Pero mi corazón de condominio tenía muchos prospectos, en especial una amiga. Otra mejor amiga, novia de mi mejor amigo ¡Clásico, un choque de tren esperando a suceder!

Eramos tres amigos inseparables, Juan Carlos, Alejandra y yo. Él era mi mejor amigo, lo quería mucho, compartíamos tantas cosas que salieron de control – incluso, he de confesar que mi primera gran confusión amorosa/sexual fue con él, pero nunca nada pasó.  Ale, era esa amiga en la que podía confiar, con la que podía platicar y de la que me enamoré perdidamente. Muchas veces planeé decirle, pero no quería meterme en un problema con mi amigo. Ellos tenían una relación llena de altibajos y naturalmente se separaron. Yo me encontraba en medio, pero sin moverme para uno u otro lado. Eventualmente, Juan Carlos se alejó de mi y fue más fácil así.

“Tú” era la canción que le iba a dedicar a Ale para pedirle que fuera mi novia, pero decidí (sabiamente) reservarla para otro momento. En vez de esa, tomé prestada una canción de Timbiriche llamada “Ay amor, amor” y una hoja de papel con una sentida carta declaratoria de amor. Las entregué, con mi corazón restaurado, para obtener un rotundo no. Me dolió, sí, y mucho, pero a la vuelta de la vida, creo que fue mejor sólo imaginar ese amor en la mente, que cristalizarlo ya que Ale y yo seguimos siendo amigos, ambos felizmente casados.

En el año 2000 se editó el “Shakira MTV Unplugged”, sirviendo como catapulta definitiva para su internacionalización. Todos, ya fuera de la Preparatoria, muy atentos lo vimos. Esperábamos alguna canción nueva, lo cual no sucedió. Era el “más acústico” de “Dónde están los ladrones?” prácticamente. Pero dos momentos, seguidos, fueron los que hicieron super especial este disco: Los discursos que preceden a “Tú” y “Sombra de ti”.

“Entre todos nuestros años, hay un momento en que la vida parece que se nos simplifica y dejamos de consultar las líneas de la mano, y empezamos hasta a re leer nuestros poetas favoritos; incluso a veces nos lanzamos a escribir versos y lo bueno del caso es que no nos sucede una,ni dos veces, nos sucede muchas veces… Ese es mi problema: ¡Siempre volvemos a amar!”  y empezaba una muy melancólica “Tú”, acompañada de un dramático piano y fuertes cuerdas, definitivamente el momento clímax del concierto.

Sin lograr recuperar el aliento, sin secar mis lágrimas, el siguiente discurso fue el que me hizo notar aquella canción que había por dos años ignorado vilmente.

“Esta canción nació a las cuatro de la mañana, en un estudio de grabación con la luz apagada y el corazón roto… y dice así…” y atento, por primera vez, mi corazón vibró junto con “Sobra de Ti”; la cual es mi canción favorita de todos sus discos y de la que me acabo de dar cuenta ahora, mientras la escucho a todo volumen, que es la que se conecta a ese amor convertido en sombras que sentí alguna vez por una mujer.
“…si no puedo estar contigo
ya no puedo estar si ti
cada vez se hace más duro ser feliz…”

Image

Todos cambiamos, y así como Shakira en 2001 encontró que siempre quiso ser rubia, yo encontré que lo mío no eran las mujeres. Y no por la no correspondencia de su parte, más bien por la de mi sexualidad y sentimientos. En la Universidad, iba muy seguido de antro a bailar. Los cantantes latinos pop que querían permanecer y sobretodo “pegar” en Inglés (digamos US y Europa) debían rendirse ante los tracks bailables y videos coreográficos. Ella no fue la excepción. Se tiñó de rubia y lanzó su primer sencillo en ese idioma. Era el boom de los latinos, los sensuales latinos.

“Whenever, Wherever” (“Suerte” en Español) mostraba a una Shakira más atrevida y lista para, con una coreografía, ser reconocida por su movimiento de caderas. A partir de esta canción, lo convirtió en su “firma” y marca personal. En los antros, todos bailábamos y cantábamos la canción, tenía un buen beat y aunque aquí casi nunca la tocaban en Inglés, esa versión es la que más me gusta. Tiene otro sentido, definitivamente.

En un viaje a Los Ángeles, fue que compré el disco en su versión “americana“. Las diferencias eran mínimas: El orden de las canciones y el nombre del disco tatuado en su brazo en uno u otro idioma, dependiendo la edición que compraras. Me parecía más interesante tener la que estaba en Inglés, pues era su primer disco así y estéticamente se ve mejor acomodado en su hombro el título como “Laundry Service” que “Servicio de Lavandería”. Cuestión de gustos.

Image

Creo que es un buen disco, se nota que intentó pensar e inspirarse en Inglés para poder trasmitir algo más que una simple traducción y funcionó. Desde el momento en que lo puse, sentí la conexión con las canciones, digamos, más tristes o melancólicas. Partiendo de que en ese tiempo acababa de tener mi primera relación con un hombre, que había terminado mal y que las subsecuentes citas e intentos eran un verdadero fiasco, era natural que las letras de desamor jugaran nuevamente el papel de consuelo y catarsis.

“Laundry Service” fue un disco que estuvo vigente 4 años, que me acompañó en en momentos realmente amargos y de relaciones fallidas. Parecía que los sencillos que escogía, iban acompañados de un nuevo y peor novio. Fueron canciones dedicadas enteramente.

Estaba en la playa, en Huatulco, en un viaje muy memorable con mis amigos. En un momento de soledad, frente al mar, puse “Fool” y la canté con tantas fuerzas que me desgarré la voz.
“But I can´t help it if I’m just a fool
always having my heart set on you
’til the time you start changing the rules
I’ll keep chasing the soles of your shoes”

Y es que así era la historia de Erick y mía, la de un primer amor que siempre estaba en una diferente sintonía, en la que un día él estaba dentro, al otro día no y yo siguiendo tontamente cada uno de sus pasos; hasta que la velocidad de los mismos nos separó.

“Poem To A Horse” encajaba muy bien en los intentos fallidos, en aquellos que parecían, efectivamente, mirar como caballos en carrera y que antes de empezar a sufrir o vivir, preferían mejor darse la vuelta y partir.
“You keep aiming for the top
and quit before you sweat a drop

I bet you’ll find someone like you
’cause there a foot for every shoe
I wish you luck but I’ve other things to do.”

Mientras que “The One” me hacía enamorarme de la idea de encontrar a esa otra alma buscándome para llevarme a bailar los Viernes y a misa los Domingos; “Underneath Your Clothes” me haría agradecer algunos años después a ese gran hombre que incluso después de la fiesta y cuando todos se han ido, sigue a mi lado; y “Que Me Quedes Tú” me hacía fantasear con un amor perfecto que permaneciera, inventando un beso cada día… … En esos días sólo pedía al cielo por un amor, mientras sufría por los que estaban y pasaban maltratando mi corazón.

En el intervalo en que “Laudry Service” terminaba promoción y llegaban los “orales” tuve una relación significativamente importante, pero realmente dolorosa. Fue con alguien que me advirtió no enamorarme de él, lo dejó claro desde el primer día y aún así caí. Sus ojos soñadores daban la impresión de ser un buen amor, su recién encontrada libertad – pues se había mudado de Tabasco a Puebla para estudiar – fue el detonante para su infidelidad y poco compromiso. Oscar hizo lo que quiso con mi corazón, me mintió a los ojos, me engaño a espaldas y cuando por fin lo saqué de mi vida, me encontré roto y asustado. No podía volver a confiar.

Un nuevo disco finalmente llegó, el ambicioso proyecto en doble idioma y completamente diferente en contenido. “Fijación Oral” abrió con un tema nuevamente bailable y radiable: “La Tortura”, el cual bailé con todas las ganas en antros y fiestas. Era simplemente sabroso hacerlo, mientras le cantaba a aquel amor ingrato que parecía responder precisamente con un “yo sé que no he sido un santo, pero lo puedo arreglar amor” en sus correos… Fue una verdadera tortura sacarlo completamente de mi vida.

Un nuevo amor llegó, fresco y sonriente. Esta vez parecía ser correspondido, parecía ser el bueno. Me conquistó con un beso robado, con un abrazo libre en medio de la noche fría y de los ojos en el centro de la ciudad. Llegó “devolviéndome la fe, sin poemas y sin flores, con defectos, con errores, pero en pié”, literal, como en “En Tus Pupilas”;  llegó mi Serch un 6 de Enero justamente.
“Te conocí un día de Enero
con la luna en mi nariz
y como vi que eras sincero
en tus ojos me perdí

Tú más que nadie merece ser feliz…”

Una noche, salimos de antro. Era “noche de karaoke“. Estaba indeciso por cantar o no, pues aunque me gusta, los nervios me ganan mezclándose con pena. Después de revisar la lista de canciones, me atreví a elegir aquella canción que guardé hace años para mi persona especial. Me acerqué al escenario cuando me nombraron, era un concurso, comenzó la pista y empecé a cantarle a mi amor…
“Te regalo mi cintura
y mis labios para cuando quieras besar …”

La había guardado por tanto tiempo, que sentí como se liberó algo hermoso e indescriptible en mi. Sonreí toda la canción, traté de no desafinar y de cantar con mi corazón. Todo se hizo obscuro y sólo lo vi a él, paradito viéndome. Terminé de cantar y me puse a llorar, nadie sabía por qué, sólo yo y lo especial que tiene esa canción. No gané el concurso, pero no me importó.

Nos pasaban los días como segundos en el tiempo, las semanas rápidas como luz y cada que cumplíamos meses juntos se convertían en un día de celebración – sigue siéndolo, cada día seis sin falta – pero con la felicidad también vienen de la mano problemas, los naturales creo, en cualquier relación. Vivimos episodios que amenazaron con separarnos, por otras personas, por no ser en verdad uno solo y no entenderlo, por creernos tan incompatibles.

La segunda entrega, “Oral Fixation”, mostraba otro sentimiento. Uno más agresivo, menos amoroso, más doloroso, menos cómodo o agradable. Así se sentía nuestra relación. La primera vez que escuché “Don’t Bother”, estábamos juntos en la cafetería a la cual solíamos ir frecuentemente, Serch me preguntó por qué la cantaba con tanto “coraje y sentimiento“, a lo cual le respondí con un “nomás“. Lo que nunca supo es que se la cantaba a él y su ex y a ese que se hacía pasar por su gran amigo siendo su pretendiente. Me daba miedo perder, me sentía amenazado pero si así debía ser, así sería.

Pasábamos por muchos conflictos, por mucho dolor que parecía innecesario. Creía que la chispa se había apagado, que en el barco sólo estaba uno de los dos y que podría estrellarse. Fue el primer gran momento de confusión y de preguntas sin respuesta que se ahogaban en lágrimas de los dos. “Dreams For Plans” sonaba en mi cabeza muchas veces al día, en especial algunas líneas:
“What do you think darling?
Have we lived to much to fast?
And have you, have you felt the melancholy darling,
wishing that time hadn’t passed?

Can you tell me how it used to be?
Have we missed our chance?
Have we changed our hopes for fears
and our dreams for plans?

So if you, if you ever come and find me crying
now you know, now you know why.” 

Las peleas eran fuertes, cada vez más. Incluso sólo una vez en casi 8 años hemos terminado. Fue sólo por un día, pero hasta hoy, ha sido el peor de mi vida. Temía su silencio, temía un “no” por respuesta, un “es muy tarde“. Una vez más, una canción de este disco se cruzó justo ese día: “Your Embrace”, con estas líneas que ahorita al escucharlas, de recordar el momento, me están haciendo llorar.
“… My life is full of people
but you’re my only friend
My Best Friend

Hope it isn’t too late to say I love
Hope it isn’t too late to say 
that without you this place
looks like London, it rains everyday
Don’t you know it baby, I’m only half a body
without your embrace.”

Y por supuesto, en los buenos momentos, que fueron muchos en esos días, también bailé feliz “Hips Don’t Lie”, por que sí, es cierto… 😉

“Despedida” de la banda sonora de “Love In The Time Of Cholera” llegó a mi de casualidad, mientras caminaba y llovía en alguna calle de Cancún  hacia el trabajo. Mientras la escuchaba, no pude hacer nada más que detenerme un momento a llorar.
“Cuando alguien se va
el que se queda sufre más”
Esas líneas me revolvieron la mente los cuatro minutos que dura la canción y el resto del día. Nadie más que yo entiende eso de ser quien se queda y llorar porque alguien se va, lo aprendí desde niño y ahora de grande, sigue siendo un gran temor.

Pasaron cuatro años, rápidamente, y crecimos. Nos mudamos juntos – después de su respectivo conflicto – y nos enfrentábamos a nuevos retos en la relación, que sin ser un matrimonio, eso parecía. Curiosamente, Shakira, con una relación de muchos años también. Escribió “She Wolf” como lo que parece o una confesión real o mental. Quizás es el disco más flojo de su carrera, el menos promocionado hasta la fecha y que terminó perdiéndose un poco entre la ola pop-reggeaton de 2009.  Compré nuevamente la edición “americana“, ya que además de tener el título el idioma original de su concepción, también tiene un bonus track “Give it up to me”, el cual fue el segundo sencillo promocional en US.

Image

El discurso del primer sencillo, “She Wolf” (“Loba” en Español, y personalmente mi favorita entre las dos versiones por su lírica más elaborada), es el de no sentirse apreciada en la relación y mejor salir a buscar a alguien que sí lo haga; este discurso se encuentra presente en casi todos los temas, donde aborda en forma recurrente el tema de las posibles infidelidades y aventuras sexuales de alguien en una relación monótona o casi terminada. Y a veces así nos sentíamos en la vida real.

Conocimos a mucha gente, que parecía tener un gran interés en alguno de los dos. Nos sentimos amenazados y celosos de muchos; y la única canción con la que me logré medio identificar fue con “Mon Amour”.
” ‘Cause I’m fragile and you broke my heart in two
But you just smile
Like it’s all the same to you, to you

But when you learn your lesson
come back like a Prodigal Son
Read the big sign at the airport
Bienvenue from hell
Mon Amour”

Con poco espacio entre discos, y esperando un “regreso” a aquel sonido que la consolidó en la música en Español de los noventas, “Sale El Sol” aparece a la luz en 2010. Personalmente esperaba una partida del sonido tan comercial de “She Wolf”, retomando lo rockero-acústico de “Pies Descalzos” y “Dónde están los ladrones?”, pero nuevamente no fue así. Lo percibo como un disco de tres líneas: la Shakira-Guapachosa, la Shakira-Fresa-Que-Quiere-Ser-Medio-Gringa y la Shakira-Clásica.

“Loca” si bien es el clásico tema bailable de apertura de los últimos discos de Shakira, lo que hizo fue retomar un ritmo muy Colombiano con la colaboración de El Cata. Es una cumbia, con sabor a merengue y cara de pop. Y así es como los demás temas “bailables” del disco siguieron por línea. Un beat muy latino y pesado, completamente comercial y de moda como “Rabiosa” y “Gordita”.

Los temas de un sonido más “clásico” – o que se asemejan a lo que se esperaba como “regreso” – claramente hablan de una relación que terminó, tal y como se anunciaba en el disco anterior. Aunque tiene sus baladas melosas también, las fresas.

Una relación de tantos años, llega un momento en el que crece y es “su propia persona”. Crecen y todo tiene un sabor diferente, no cualquier cosa te tumba a la primera, ni todo lo que brilla te deslumbra. Vives una nueva realidad de adulto, con sus problemas y sus soluciones de adultos también. Ahora luchas por mantener una casa, un trabajo y por una vida larga en pareja. Y aunque temas como “Antes De Las Seis” y “Lo Que Más” llegan a fibras sensibles de mi corazón, pues los sinsabores no terminan jamás, por tener líneas tan fuertes referidos a la separación y ruptura – que son los temas que más me aterra tocar -,  sin duda “Sale El Sol” es la que más me llegó.

Pasé por momentos de derrota, de depresión profunda, de confusión ante la vida, de bancarrota, de separación familiar, de inestabilidad amorosa y de desempleo; y en efecto el miedo me hizo cometer estupideces
“… No hay mal que dure cien años
ni cuerpo que lo aguante
y lo mejor siempre espera adelante

Y un día después de la tormenta
cuando menos piensas sale el sol
De tanto sumar pierdes la cuenta
porque uno y uno no siempre son dos …”

Han pasado 17 años de una historia de amor que se sigue escribiendo, de relaciones que tienen su propia banda sonora, de intentos fallidos y de amor correspondido. La música de Shakira me ha acompañado, repito, casi sin querer; de la mano, coincidentes, mi historia y la suya ahí van.

– Elesban Espinosa

Image

Discografía – Flans

Nunca he sido alguien con gustos comunes, menos cuando era niño. Cuando era de esperarse que pidiera juguetes, siempre pedí en lugar de estos un disco. Y nada tuvo que ver ese gusto con cómo llevo mi vida hoy, simplemente me marcó musical y sentimentalmente.

En Octubre de 1985 yo tenía sólo 4 años de edad, era un niño muy delgado y pequeño que le encantaba la música, cantar y bailar. Escuchaba la radio constantemente y no por gusto, sino porque eso hacían mis papás mientras trabajaban. Seguro escuché “Bazar” alguna vez, en su estreno, pero no puse atención. Incluso, siendo fanático de Siempre En Domingo, cuando debutaron el día 6 de ese mes y año, tampoco les presté atención. Con frecuencia, hablando de música, mi reacción y gusto son de efecto retardado.

No fue hasta que algún Domingo en familia, en casa de mis abuelos paternos, mi prima Elisa (quien habrá tenido 10 años en esa época) llevó aquél disco, el primero, con esa portada tan característica de las siluetas siendo preparadas para el show. Era inevitable grabármela en la memoria y obsesionarme con ella – por los colores, combinación de rojo, negro y blanco -. Puso en el “aparato” el disco, con la etiqueta blanca y el nombre del grupo en negro con esas letras que simulaban la firma de un autógrafo. Estaba nuevo, estaba de moda al menos en mi familia, pues ella lo puso tan fuerte que todos prestamos la debida atención. Era música fresca, bailable, que se podía cantar e imitar con facilidad.

IMG_5043

Poco tiempo después, era escucharlas en la radio constantemente, aparecían en la tele casi cada semana y me empezaron a gustar. Ilse me gustaba por “güerita”, pero Mimi siempre fue mi favorita – las bocas grandes me han atraído desde pequeño – e Ivonne simplemente me parecía una “loca”, quizás por el cabello que era de “loca” en ese tiempo, según mi papá.

Cumplí 5 años, en agosto del 86, me hicieron una fiesta de disfraces, me vestí de Topo Gigio y hasta una pancita falsa tuve que usar –ironías de la vida -. Recuerdo haberme divertido mucho, era una fiesta para niños y sus papás, pues mis papás al ser fiesteros de corazón, no querían la clásica fiesta de escuincles donde los papás sólo ven el reloj ansiosos para irse. Había para todos: Un payaso (uno famoso a nivel local, pues salía en la tele, Kuadritos se llamaba), seguramente bebidas muy discretas, mucha comida, dulces y regalos, y una presentación especial con unas niñas que se habían disfrazado de Flans. Abrieron con “Me gusta ser sonrisa” y siguieron con “Bazar” y “No controles“. Era mi prima Elisa, disfrazada como Mimi y sus amigas Ruth y Verónica si mal no recuerdo, como Ivonne e Ilse respectivamente. Dieron su show, nos divertimos mucho. Fue una fiesta muy comentada en nuestro círculo social del momento, fijó la barra para muchas fiestas infantiles de esos días. Justo en ese cumpleaños, uno de mis regalos fue ese primer disco, con una variante un tanto rara, pues se trataba de un Picture Disc, y no tenía la portada original, sino otra fotografía diferente – la cual descubrí veinte años después que correspondía al insert de la edición original -. Mi obsesión jugó un papel importante en el rechazo al formato de ese disco, el cual conservé pues lejos de todo me parecía un buen objeto coleccionable, pero no era el original, así que después de uno de mis acostumbrados berrinches discográficos, me compraron la edición original y mi alma descansó por un tiempo.

IMG_5022IMG_5026

“20 Millas” llegó en 1986, lo recuerdo perfectamente pues mi hermano nació en ese año y lo bautizaron en Diciembre. Le regalaron muchas cosas, recuerdo, pero inusualmente, dos de las invitadas – mis Guías de primaria, Bertha e Imelda – llevaron un regalo para mi; venía en una bolsa de Paris Londres, pude reconocer al instante lo que era (pues la forma cuadrada de los discos y sus medidas las conozco desde que tengo memoria) y se transparentaba ligeramente el contenido. Era ese disco de tono azul y violeta, con nuevas siluetas y gafas obscuras. Lo conocía muy bien, pues Elisa ya lo tenía y lo había llevado algún Domingo a casa de mis abuelos para escucharlo/presumirlo, seguro les comenté a mis Guías mi gusto por ese disco y por eso me lo regalaron o simplemente le atinaron a un muy buen obsequio, no sé.

El grupo estaba en pleno apogeo, todo México conocíamos “Tímido” u “Hoy por tí, mañana por mi”, era un disco perfecto y exitoso. De esos que escuchabas completo desde la primera rayita. Había nuevas coreografías, sumadas ya a las pronto clásicas del primer LP. Nunca me dio miedo pararme y bailar. Ni a mis 31, ni a mis 5 años me causaba conflicto jugar a bailar con Flans. Y nunca quise ser una de ellas – como se podría pensar tan incorrectamente – pero qué podía hacer si siempre en las fiestas se paraba Elisa, su hermana Diana y faltaba alguien más para completar el trío… ¡Era yo no imitando a ninguna, era yo bailando e imitando simplemente el baile!

IMG_5041

Ese segundo disco merece otro párrafo, pues es mi favorito en muchos niveles: Su portada y contraportada, los colores, las etiquetas interiores – las cuales por sus impresiones, en muchas ediciones cambiaban de tonos y parece que era el único que lo notaba y le daba importancia a ese detalle, comprando 4 veces el mismo disco hasta obtener el color que quería – , las canciones… A esa corta edad, “Desde la Trinchera” me hacía llorar, la entendía, entendía el sentimiento de pérdida sin haber perdido o amado a alguien; “Bésame” se me hacía una balada injusta hacia una cantante que reclamaba su vida real y el amor por ser una celebridad; “Ya no te perderé” se me hacía fuerte y obscura mientras que el último track, “Me juego todo” era mi favorita del disco, pues me identificaba mucho con aquello de jugar y siempre perder, hasta hoy. Curiosamente, del primer disco también la última es mi favorita, “Billy”, la más rockera de Flans.

IMG_5044 IMG_5045

Encendí la tele un Lunes en la tarde, una canción desconocida pero con una voz muy familiar sonaba como entrada a una nueva telenovela: el debut protagónico de Thalía, “Luz y Sombra” era el título. Era Flans, con Mimi en la voz principal. Poco después se estrenó el primer sencillo “Corre, Corre”que siempre me pareció un reintento de “No Controles”– del disco con el mismo título de la telenovela. Del aire salió ese tema como entrada, continuó con uno instrumental, no volví a ver la novela.

IMG_5040

Para 1987, Flans ya era un grupo establecido y reconocido por su imagen más que nada; y en un mundo donde el video era la mejor carta de presentación para los cantantes, nos encontrábamos en un país con videos musicales muy malos. Ellas fueron una excepción, pues claramente invirtieron al menos en los 3 primeros sencillos de “Luz y Sombra” en concepto y fotografía, muy decentes para los clips que se presentaban sacados en mayoría de algún especial de Siempre En Domingo. Quizás el más memorable fue el correspondiente a “Me he enamorado de un fan”, el segundo sencillo, donde las tres cantaban en un estudio de la antigua XEW caracterizadas a la moda de los 40’s, con una fotografía b&w. El tercer sencillo, “Las mil y una noches”, si bien no tenía un video muy vistoso, si tenía un concepto muy sensual para la época – incluso no lo transmitían tan abiertamente en horario familiar – pues mostraba a unas Flans muy voyeuristas, con cámara en mano, fantaseando con un encuentro sexual y romántico pasado, mientras que la pareja de actores simulaban escenas muy eróticas; con todo y eso, la canción se convirtió en la balada más emblemática del grupo. De mis favoritas del álbum junto a “Luz y Sombra”, que si bien no fue sencillo, los que conocemos bien ese disco, podemos decir que es la mejor y de contenido sentimental más desgarrador… “y te busco si me muero y te vuelvo a lastimar.” Simplemente duele, cada vez, como la primera vez que a los 6 años la escuché.

IMG_5046 IMG_5047

“Alma Gemela” tenía una producción de mucha mejor calidad, nuevos sonidos, incluso otra imagen mucho más sobria que los discos anteriores. Era 1988, la influencia de cantantes como Lisa Stansfield o la propia Madonna se hacía presente en Flans. “Alma Gemela” abrió la lista de sencillos, abriendo a su vez con un fragmento de la canción “Alma Mía” de María Grever; durante la presentación del disco en Siempre en Domingo, como parte del set, contaban con una réplica de madera de un radio de los años 30’s. El disco prometía mucho y cumplió. “Tiraré” sería el segundo sencillo con gran difusión, sin que los subsecuentes corrieran con la misma suerte y mala suerte para las masas que no escucharon más, pues este disco cuenta con verdaderas joyas musicales como “Detrás de tu silencio”, “No soy tan fuerte”, “Giovanni Amore”los cuales sonaron en radio pero ninguno como sencillos oficiales ni videos que les acompañaran -, “La única estrella”, “La historia de David”, “Los salvajes” y una de las mejores baladas, la más sutil de todas y la que más me gusta de este disco, “Tú y yo”. Casi todo el disco es bueno, si no es que todo, es otro para escucharse desde la primera rayita.

IMG_5039 IMG_5048

Un disco-concepto vio la luz en 1989, con muy poca difusión masiva y tan sólo conocido por la canción “Mosquito Bilingüe “, que combinaba cuentos narrados por las integrantes del grupo, inspiradas en una especie de duende que les platicaba las historias llamado Dum Dummismo nombre de la compañía productora de Mildred Villafañe a la que perteneció Flans y su nombre.

“Cuéntamelo Dum Dum” es divertido, también fue un regalo de cumpleaños, y me entretenía mucho escuchando el disco de cuentos sentando junto al tocadiscos de la sala en casa de mis papás. Los 5 cuentos tienen una magia muy bella, pero definitivamente mis favoritos son “Novovipipo”que habla del hada Ponquereta (Ivonne) y cómo, al no estar completamente graduada de la Escuela de Hadas, la magia que hace tiene un resultado inverso – y “El Mosco”Schwain (Ilse) que al ser bilingüe y muy inteligente, ayudaría a un flojo estudiante de primaria en un examen de Historia Universal, quedando como un misterio si el mosquito murió aplastado o no -. Un disco que no se editó en ningún otro formato mas que en vinil limitado y que vale la pena revisar hoy para un buen ejercicio de imaginación.

IMG_5038

Terminaba la década y también Flans como las conocíamos. Muchos dicen que por cuestiones de egos, que por que Ivonne ya no quería estar en el grupo y que no le convencía más el concepto – lo cual ha dejado abiertamente claro en muchas entrevistas, pues su verdadero llamado estaba en el arte, en la pintura, y no en la música que interpretaba el grupo -. “Adiós”, en 1990, sorprendió a los fans, al ser anunciado como el último disco del grupo. Tal fue comunicado “oficialmente” en Siempre En Domingo por ellas mismas, presentando el álbum con muy poca difusión.

“A cada paso”, el primer sencillo, tuvo mediana radiodifusión pero no contó con un video; “Ya no puedo detenerme”, también interpretada por Ilse, contó con un video en el que sólo ella apareció, dejando entrever lo que venía. El tracklist de “Adiós” también daba una buena pista del futuro de las integrantes, pues si bien en sus discos anteriores siempre se presentaban canciones donde sólo una de ellas cantaba y las otras dos hacían coros, también se incluían temas donde las tres participaban; pero esta vez sólo era un tema, “Niña” el último del álbum, donde se pudo escuchar a Flans como tal. En cuestión de letras, las tres contribuyeron con un tema cada una. En cuestión del general de las canciones, es un disco interesante, intenso y maduro, como ningún otro. Temas como “Pecesito”, “Una décima de segundo” y “Poquito a poco” reflejan un color mucho más ocre que el rojo que reflejaba “Flans” en 1985. Y era normal, ya no eran unas adolescentes, ya no podrían (querían) cantar de lo mismo. “Y no estás”, interpretada por Mimi, es la más significativa para mi, otra desgarradora. Con ésta se anunciaba el disco en televisión, junto a los otros dos sencillos, pero sin lograr colarse al radio, por ende, resultando ser una canción de culto para los corazones rotos y conocedores del grupo.

Carreras (musicales, actorales y de conducción) en solitario fueron el siguiente movimiento para Ilse y Mimi. Ivonne, por su parte se dedicó a la pintura y no fue hasta 2013 que presenta oficialmente un disco en solitario.

Mimi, la primera en ir sola, cuenta con dos discos bajo el brazo: “Mimi” y “En un momento de soledad”. Su canción más representativa es “Finge que no”cover en Español de “Don’t let it show” de The Alan Parson’s Project.

Mimi LP Mimi-En_Un_Momento_De_Soledad-Frontal

Ilse, por su parte y por los mismo años que su “comadre” – 1991 y 1994 – también edita dos discos: “África” y “El Río”. Su canción más representativa es “We-We”, un cover de Angelique Kidjo, aunque “Háblame” también tuvo su fama.

Ilse-Africa-Frontal Ilse-El_Rio-Frontal

Ivonne, de quien se pensaba que jamás sacaría su disco tan anunciado extraoficialmente, lanza “Sofá”, pero no es hasta 2013 y cuyo sencillo “Vida” ofrece un jazz electrónico muy contemporáneo con un concepto completamente visualizado a través del arte que la caracteriza.

CAJA SOFA IVONNE PATH

En 1999, lo que parecía casi imposible, sucedió: un reencuentro.

Y es que lo hizo Timbiriche y les fue muy bien; y a nivel México, música pop y nostalgia, el de Flans era obligado. Junto con el reencuentro y conciertos, también editan su último – oficialmente – disco con este nombre y en mancuerna con Mildred Villafañe, quien ganó los derechos del nombre del grupo, terminando relación con ellas y dejándolas sólo con sus nombres artísticos como marca y el fallido IIM

“Hadas”, el séptimo álbum, tiene un sonido muy pop, que intenta retomar la esencia de “la actitud Flans”desenfadada, simple y algo repetitiva – con lo que fuera el mejor estilo de baladas que lograron en conjunto y en solitario. Para mi, como para muchos, era cosa de nostalgia, pues en 1999 ya no era el mismo niño que conoció el grupo en el ’85 y mis gustos musicales eran otros y muy diferentes; sin embargo compré de nuevo su música, aunque ya no me sonaban igual. Los sencillos “Hadas” y “Rufino” se me hicieron innecesarios, casi sacados de “Cuéntamelo Dum Dum” y re maquillados para este nuevo disco. Mientras que “Tu eterna pesadilla”, recreaba la “actitud” pero con el sonido del final de otra década y “Si te vas”, que se convirtió para mi en la última gran balada del grupo, la cual es sumamente dramática, sentimental y que de adulto ya, marcó profundamente un momento de difícil decisión amorosa. A la fecha, cuando necesito llorar, la escucho y lloro, lloro mucho…

Hadas single

Otro disco se editó en 2001, a mi parecer el único verdaderamente malo de sus carreras. Al no poder usar Flans como nombre ya, lanzan un disco llamado IIM (las iniciales de cada una) con remixes de sus grandes éxitos, muy al estilo electrónico y orientado a la música club, pero sin su esencia y tres canciones nuevas: “Algo más”, “Llegó la fiesta” y “El amor es ciego”; ninguna fue sencillo, no tienen videos, ni trascendencia. Hasta ahí quedó.

imm cds

Se reunieron  en 2005 por segunda ocasión, conmemorando los 20 años del grupo, “reconciliándose” con Mildred Villafañe y usando nuevamente el nombre original del grupo para su gira “20 Millas Después” a la cual, no asistí. Tampoco compré la compilación, pues no ofrecía nada realmente nuevo.

Hace unos meses, mi amigo Humberto retuiteó una foto donde aparecían las tres ensayando para su primera presentación, que dejaba entrever un tercer reencuentro. Sin bombo ni platillo, muy en privado, se presentaron en un evento privado al cual mi hermano asistió  – pues la compañía para la que trabaja las contrató en Acapulco para dar un show – y oficialmente la magia resurgió. El mismo amigo, pendiente de la noticia y sabiendo que soy fan desde chiquito, me invitó a la grabación de un nuevo programa que saldría por Telehit: MatuTV, donde los músicos invitarían estrellas de los 80’s a tocar juntos y recordar viejas glorias. El programa con Ilse, Ivonne y Mimi sería el segundo en salir al aire, pero el primero en anunciar la reunión oficial.

Llegamos a los estudios, eramos alrededor de 50 personas afuera, los segundos en la fila para entrar. En el estudio, después del soundcheck, ya se encontraban algunos invitados especiales. Nos sentamos en la segunda fila, a escaso metro y medio del escenario, mi emoción era inigualable. Pedí hablar con alguien que me consiguiera un autógrafo – pues sería mal fan de Flans si no llevara “mi libreta, mi bolígrafo y mi Polaroid”En lugar de eso, llevé un Sharpie, mi iPhone y aquél Picture Disc del primer álbum que tanto desprecié y conservé, el canvas ideal para las firmas de mis heroínas de la niñez.

IMG_5023

La asistente de producción vio mi disco, raro, bromeó con quedárselo mejor … Llegó el productor y le enseñó el objeto de colección, afirmó que al menos conseguiría unos autógrafos para mi, pues cómo negarse a darlo a un fan con un disco tan de colección. Se me salía el corazón de la felicidad, pues aunque no soy un fanático stalker, los discos son el punto fundamental de mi gusto por la música y que lo pudieran firmar, sí significaba algo extra especial. Lo hicieron con gusto, me comentó la asistente que Ivonne e Ilse se emocionaron al ver ese formato, pues dijeron que “ni ellas lo tenían” y que “este Javi si debe ser un verdadero fan”… Y sí, lo soy.

Ilse-ivonne-y-mimí-flans

Las vi, de frente, de cerca, casi en privado… Levanté mi disco como buen fan mientras cantaban, me sonrieron las tres.
No pude llorar porque temía salir enfocado por la cámara a nivel TV de Cable Internacional, pero canté como nunca, como pagándole una deuda a mi niño de 5 años que siempre las quiso ver de cerca y que a sus 31 lo logró.

Discografia Flans

—> Aquí dejo un video “muy casero” con mis discos de Flans ( http://www.youtube.com/watch?v=1OZO46SisLk ) o da click en el siguiente link:

-Elesban Espinosa.

Discografía Timbiriche

Ayer me encontraba leyendo una revista en una tienda, en esa sección en la que todos hojeamos pero pocos adquirimos algo, un artículo sobre costumbres mexicanas que debieran desaparecer llamó mi atención. Entre las cosas que mencionaban se encontraba el festejo masivo en el “ángel”, que se me hace también de pésimo gusto y caótico; el cómo juzgamos a la gente por su vestimenta en distintas áreas de las diversas ciudades, entre otras verdaderamente características del mexicano promedio. Saltó a mi vista otra cosa que debiera desaparecer: El “culto” a la música de Timbiriche. Si bien no es el grupo con mejores talentos vocales, musicales o  artísticos del mundo, sí es un icono en la cultura popular de nuestro país – le pese a quien le pese – pues incluso siendo un concepto más que prefabricado para competir en un mercado poco explorado en los años 80, se convirtió en el precedente de lo que hoy es el Pop Mexicano en su máxima expresión.

Fui fan de Timbiriche desde que puedo recordar, habiendo nacido en 1981 y el grupo en 1982, era cosa de tiempo en que alguna de sus canciones me gustara. Pero no fue sino hasta 1986 que ese grupo realmente me impactó, con el sexto disco (el ahora llamado “Rock Show”) donde sonaba “Soy un desastre” y “Corro, vuelo, me acelero” en cualquier fiesta o estación de radio.

Como es usual en mi, pocos de mis gustos musicales han nacido al momento en que su concepto nació, los he adquirido tarde, los he hecho míos después de años de estar en el mercado y se han vuelto “mi marca” una vez que ya los siento parte de mí. Timbiriche no fue una excepción, quizás es el gusto musical que más abarca emociones y sentimientos, anhelos y juegos; pues no sólo era relacionarme con música pegajosa y de moda, sino con la moda misma (a pesar de mi corta edad, que para nada tenía que ver con la de los integrantes), con las letras, con ese sueño de jugar a ser “uno de ellos” cuando con mis primos, pretendíamos estar en  Siempre en Domingo, en el pasillo del edificio de mi abuelita. Aprendí coreografías, incluso me aventé a escribir mis primeras canciones – las cuales grababa en unos cassettes de colores, que según tenían olor a frutas dependiendo el color (si alguien tiene uno, regálemelo), sin música, pero con melodías y armonías, incluso con portadas dibujadas por mi, muy elaboradas – y me divertí de lo lindo, no tengo quejas al respecto.

Mi obsesión con Timbiriche nació cuando salió el disco 7, el que para muchos representa la mejor época del grupo, lo conocí además de por la radio, por una vecina (Gaby) que tendría sus 13 o 14 años en 1987. Ella solía poner su estéreo Sony (con unas bocinas enormes) a todo volumen en las tardes; yo, de 6 años, sólo la escuchaba cantando a todo pulmón todas esas canciones que hoy nos hacen recordar tanto esa década (escuchaba desde Luis Miguel, Menudo, Karina, Enanitos Verdes y por supuesto Timbiriche). Un día fui a su casa con mi mamá, pues ella y su mamá se llevaban muy bien y tomaban café con chismecitos casi todas las tardes, Gaby tenía en su tornamesa aquél disco que tanto se escuchaba por las tardes … Lo recuerdo muy bien, empezaba por el lado B con “Si no es ahora” … Veía como giraba a 33 y medio aquel objeto de mi afecto, el vinil negro nuevecito, con la etiqueta azul y el logo con el filo rosa, la portada sobre la mesa, aún con el papel celofán y el cancionero afuera … Se lo pedí prestado, lo tomé y lo olí – Gaby guardaba sus discos en un hermoso mueble de cedro, por lo que todos sus discos tenían un aroma exquisito, impregnado en cada uno y en cada rincón de mi memoria – le dije que si me lo podía llevar para escucharlo en mi casa, prometí cuidarlo con mi alma y así fue, me lo dio y lo llevé  casa. Lo habré escuchado de principio a fin quizás 4 veces seguidas, incluso a mis papás les gustaba. Después de tenerlo unos días, lo regresé y le pedí a mi papá que me lo comprara. Costaba 20mil pesos, era sólo desembolsar un billetito azul y tenerlo en mis manos. En un viaje al DF, al cual no fui e hice el acostumbrado berrinche, al regreso de mis padres, mi regalo por haberme portado bien, era mi disco de Timbiriche 7 … ¡WOW!

Pasó un año, cada vez conocía más música, gracias a mi vecina y mis primos – que eran más grandes que yo – Ya era 1988, se escuchaba en la radio “Like a Prayer” de Madonna, tenía sólo 7 años y me sentía como un adolescente que empezaba a leer con nuevos ojos a un mundo nuevo y super fresa retratado a la perfección por la revista ERES – el gran brainwash de Televisa en el mundo de las revistas mexicano – y justo en ese año, en el verano, salió EL DISCO … De esos que TODOS tienen o tuvieron, ese que sonó en cada fiesta, que era un “must” para estar en la onda, que era incluso un lujo comprar, pues era doble (hazaña que ningún artista mexicano había hecho). Era un álbum rojo, que costaba dos billetitos azules, era el disco de mis sueños en esos días: Timbiriche VIII y IX.

Si bien siempre he sido obsesivo-compulsivo en materia de discos (y otras cosas más), con este me volví literalmente un loco… Los viniles, son mis objetos más preciados en este mundo, conocía de ellos que eran negros en su mayoría, algunos rojos, algunos amarillos, algunos verdes; pero una vez más gracias a mi vecina Gaby, mi asombro creció a tal grado cuando me invitó a estrenar sus nuevos discos, unos viniles transparentes (los 8 y 9) … Me quedé idiotizado, como viendo los juguetes más hermosos y raros del mundo … Una vez más, el lado B me cautivó, se escuchaba la primera pista, “Pasos” de la nueva integrante del grupo, la de mejor y más potente voz (Edith Márquez), seguida de una balada que hasta hoy me pone la piel chinita “Junto a Ti”…

En la televisión se veía continuamente el video del gran clásico de este grupo, “Tú y yo somos uno mismo”, donde la moda era de lo más “in”, los pantalones blancos super aguados de Diego, Eduardo y Erik con jeans, saco y zapatos sin calcetines, Thalía y Paulina con grandes copetes (hechos con el tubo de servitoallas y mucho spray, así lo hacían mis primas) y guantes … Era genial… simplemente genial. Fue la época en que el grupo se embarcó en una gira masiva, pisando también Puebla. Fueron mi primer concierto, recuerdo mi emoción, mi euforia, mis lágrimas de felicidad al verlos (dos veces, una con los 7 integrantes, otra con 5, pues los pleitos entre ellos ya empezaban a hacerse mas notorios … en chismes de farándula no me interesa meterme).

Estaba tan obsesionado con tener esos viniles transparentes que mis papás me los compraron 3 veces, con tal de ver si en una de esas me salían así, pero no corrí con suerte, siempre fueron negros. Fue hasta hace un par de años que gracias a Mercado Libre, y a una vendedora muy amable que no tenía ningún apego a ellos, que los conseguí por un billetito morado y uno rojo. Hoy los abrazo y les doy los buenos días y las buenas noches … Sí, es una estupidez, pero es mi triunfo de niñez, pagado siendo adulto.

En 1990, con la llegada de nuevos integrantes, de una nueva década y de un nuevo sonido, más maduro – dentro del pop – llegó Timbiriche 10, con mucho rojo y mucho dorado, con más carne, con más sensualidad, con un discurso más de jóvenes adultos, yo de 9 años aún. Fue un disco magnífico, con nuevas coreografías, con más canciones que cantar. Por ésas épocas, un poco antes, salió un disco muy raro, “Los Clásicos De Timbiriche”, acompañados por la Sinfónica de la Ciudad De México y de sus tres primeros ex integrantes (Sasha, Benny y Mariana, quienes ya empezaban a gozar de cierta famita por su lado). Es un disco muy bueno, pues recopila éxitos de la etapa infantil y juvenil primera del grupo, aunque salió a la venta después del 8 y 9, fue grabado antes de éste, por lo que los éxitos del álbum doble, no fueron incluídos. Una versión remasterizada en CD en 1998 fue puesta a la venta, pero es editada, no tiene la única canción original para el álbum (“Por Ti”).

Regresando al momento de tener el 10, fue cuando me di a la tarea de conseguir TODA la discografía anterior del grupo. Fue gracias a un bazar de discos en el centro de Puebla, que lo logré; a precios de remate, con portadas muy bien cuidadas y viniles casi intactos, fue que mi colección se empezaba a completar.

En 1992, ya en una época donde Timbiriche ya no era EL GRUPO, donde la música en inglés era la que predominaba en la radio, en MTV, donde la juventud buscábamos una propuesta más honesta y diferente, el grupo se “reinventó” para morir… Timbiriche 11 (desde la falta de originalidad en los títulos) fue un experimento que mezclaba dance, ritmos tropicales y sintetizadores chafas, toda una nueva alineación de integrantes e incluso nuevos uniformes, que pretendían capturar la raíz del grupo, sin considerar interpretaciones “solistas” para no alzar los egos que mataron al grupo en todas sus anteriores reinvenciones.  “Tierra Dorada” fue el primer sencillo, muy coreografiado, muy al estilo “promocionemos México”, seguido de “Sólo te quiero a ti” fueron fracasos comerciales, pero retos para bailar más y mejor con mis primos, quienes ya éramos casi unos adolescentes y estábamos a punto de dejar de jugar para pasar a otras cosas más propias de la edad. Así también, en 1994, llegó el disco 12, el de “Muriendo Lento” (que es ahora más conocida con Belinda y Moderatto, que por  Timbiriche), el único álbum que ya no se editó en vinil. Fue quizás la primera vez que grabaron un video “decente” para una canción, pero nada más pasó … Fue una muerte lenta definitivamente, una muerte que no fue anunciada, pero sí esperada por muchos. Créanlo o no, estos dos últimos discos tienen cada uno, sus “joyitas”, al menos para mi, “Ay amor amor” y “No me dejes”, revividas años después en las pedas de la prepa, cuando mis amigos y yo sufríamos por el desamor … Son dignas de escucharse …

En una de las últimas ediciones del Festival Acapulco, en 1998, se anunció con poca anticipación el primer reencuentro oficial del grupo – pues justo al momento de presentar a la nueva alineación en 1992, en Siempre En Domingo, se reunieron casi todos los ex integrantes del grupo (a excepción de Thalía), para una pequeña presentación de “buena suerte” para la nueva generación [http://www.youtube.com/watch?v=RUBm6hBY_f0 y http://www.youtube.com/watch?v=w_B9sOI5fv0&feature=related] – y yo estaba emocionadísimo, ya con 17 años, con unas copitas encima y en compañía de mis dos mejores amigos en ésa época, encendimos la tele, la video y vimos el “suceso”: En forma de un mini acústico, salieron los 6 integrantes originales de Timbiriche. Cantando a guitarra y mala a capella, la carta de presentación del grupo “Somos Amigos”,  “Amor Para Ti”, “Ojos De Miel”, “Vivirás” (una rareza del “Rock Show, pero una de mis favoritas de toda la vida), entre otras clásicas del grupo [ http://www.youtube.com/watch?v=OQGZItTSkLQ ]. Toda esta mezcla de melancolía dio paso a una serie de conciertos de Reencuentro, el primero oficial, que significó no sólo traer de vuelta un mundo de recuerdos, sino poner a algunos de nuevo en el mapa musical (especialmente a Paulina Rubio y Benny Ibarra) y ofrecer una especia de despedida-agradecimiento a sus fans. Fui al concierto de apertura en el Auditorio Nacional, me emocioné como cuando era un niño, cuando salió el disco del concierto, lo compré el primer día (sin pensar que toda la primera edición saldría con un gran defecto en el beat y las voces, que estaban más rápidas de lo normal, lo cual enfadó a más de uno, sacando una edición “chida” y normal, la cual cambié por el defectuoso).

Años más tarde, ya cuando Timbiriche no era más que un buen recuerdo infantil y juvenil, se les ocurrió festejar sus 25 años, con otro reencuentro, esta vez más planeado, más “producido”, sin Paulina o cualquier otro de los ex integrantes de las diferentes etapas del grupo. Una forma de mercadotecnia que volvió a enfadar a muchos, al lanzar un reality show con una “nueva banda”, de la cual no hablaré, pues me parece de muy mal gusto. Más conciertos, de mejor calidad visual, pero con la falta de éxitos más emblemáticos del grupo en su etapa juvenil (la cual considero es la que TODOS sus fans quieren mucho más) y volviendo a sus clásicos ya muy gastados en nuevas versiones. En definitiva, sólo valió la pena el momento del concierto, la nostalgia, pero no más. La única canción original de este nuevo álbum 25 ( … qué originales … ) “Vuelvo a Comenzar” una vez más capturó la esencia fresa, romántica y pop del grupo, dejándome con un buen sabor de boca.

Es casi imposible para mi escribir algo de Timbiriche, que no resulte largo y se desvíe hacia otros temas de la cultura pop musical mexicana, es por eso que me limito a lo más emblemático en mi experiencia. Podría describir más situaciones, mas escenarios, más aromas, más sentimientos que me vienen a la mente al escuchar alguna canción de ellos, pero creo que cada quien, en sus propios términos sabemos por qué nos consideramos parte de La Generación Timbiriche, que no muere, sólo queda guardadita ahora en el iPod para escucharse en el momento en que nos queramos echar una lagrimita y un brindis por nuestra niñez y adolescencia.

*** Hay rarezas acerca de Timbiriche que son dignas de compartir, incluso discutir, tales como el número de integrantes originales en el grupo, donde eran 6 mujeres y dos hombres – para al final quedar 4 mujeres y 2 hombres, uniéndoseles en el cuarto disco Erik Rubín.


Cabe destacar que durante la transición del disco “Rock Show” y “7”, se dieron los primeros cambios en la alineación del grupo, saliendo primero Benny Ibarra, siendo sustituído por Eduardo Capetillo, quien grabara precisamente para “Rock Show” la canción “No Seas Tan Cruel”, incluso en el video aún aparece Sasha y aún no muestran el cambio de look tan radical que tuvieron para el disco “7”; la canción fue guardada para el nuevo material, en donde ya no participan oficialmente ni Benny, ni Sasha (quien sólo hizo algunos coros en las primeras maquetas del álbum).


Los discos “VIII y IX” tienen 4 ediciones diferentes en cuanto a impresión de vinil se trata, la primera edición es con viniles transparentes, posteriormente se imprimieron en rojo, verde agua y en negro. Las ediciones de colores son muy escazas, muy raras de conseguir. Además de haberse editado los dos álbumes por separados (en la portada verde el 8, en la azul el 9) con el tracklist original que se tenía contemplado para su lanzamiento. Cabe mencionar que la canción “Por Ti”, incluída en “Los Clásicos de Timbiriche” también fue grabada durante esta sesión, para así completar un tracklist de 22 canciones, pero el corte final sólo tuvo 21. Quizás lo más raro y escandaloso que pudo haberle pasado a este álbum doble, habría sido la elección de una portada interior muy diferente a la que se imprimió; una fotografía donde aparecen los siete integrantes acostados, con camisas y pantalones abiertos, que sugería cierta sensualidad y provocación. Los productores decidieron guardar ese concepto y llevarlo por el lado más formal, pero años después se editaría en USA un disco de éxitos del grupo con esta portada.


Otra onda curiosa con las portadas es que para el disco “10”, se había hecho un photoshoot diferente al que al final apareció, pues el fondo era gris y tenían un vestuario ligeramente diferente, finalmente quedo en tonos rojos y negros.


Finalmente, en la última etapa del grupo, en los discos “11” y “12”, Jean Duverguer es el único integrante que no graba su voz en ninguna canción, pues su fuerte sólo era el baile.***

¡Aquí les dejo un video mostrando mi colección de viniles/cds de Timbiriche, se divide en 2 partes!

Discografía – Madonna

Hablar de Madonna es una tarea titánica, es quizás algo muy pretencioso y hasta aburrido, pues no hay más que decir de esta mujer, más que lo que se viene… Su tercer álbum de Grandes Éxitos (hazaña que pocos artistas se dan el lujo de lograr).

He encontrado que Madonna, más que ser una figura histórica, pero al mismo tiempo contemporánea, en el mundo de la música, el video, la moda, el sexo, etc; es una mujer icónica en una razón simple y también compleja. Ella es la encarnación de la palabra REINVENCIÓN, nadie que conozca (en términos musicales) ha logrado lo que ella, permanecer en un lugar sumamente respetable, alejada de grandes escándalos y transformaciones horrendas en cuanto a su persona y estilo musical.

Desde que nací, en 1981, el nombre “Madonna” me ha acompañado, quizás a toda una generación, pues se ha hablado de su música desde el principio. Recuerdo haber escuchado una vez en una fiesta familiar “Like A Virgin” y “Material Girl”, vagamente recuerdo también haber escuchado “Like A Prayer” a finales de los 80’s y haber tarareado “Vogue” en los 90’s; pero para mi, la música de Madonna tomó relevancia cuando el video “Frozen” fue transmitido en MTV en 1998.

El canal dedicó un fin de semana (sábado y domingo enteros) a la transmisión de un especial llamado “Madonna-TV”, con motivo de la celebración a nivel mundial del cumpleaños 40 de ésta, además de aprovechar su recién “resucitada” carrera gracias al éxito del álbum “Ray Of Light”. Así que me senté en la sala a ver el especial. Preparé la video y lo grabé. El video encargado para abrir el programa, resultaría convertirse en un ícono para mí, a pesar de haber sido una controversia hacía más de 6 años atrás: “Erotica”. Un video que no habían transmitido en MTV en mucho tiempo por ser considerado en su época, como inapropiado para verse antes de las 12 de la noche. Lo ví por primera vez, y no he de mentir, me provocó toda una gama de sensaciones nuevas y fascinantes, en una palabra me resultó excitante. Y así seguí, viendo todos los videos de ella, la mayoría desconocidos; pude constatar el por qué de la fascinación por ella (pues cada hora, se transmitían testimonios de fanáticos, deseándole feliz cumpleaños, imitándola y alabando su trabajo) pues cada presentación en vivo, era un manjar a la vista; el sueño más húmedo para cualquier bailarín y coreógrafo.

                                                                                                Erotica Video

De esos dos días de ver sin parar programas dedicados a Madonna, es que surgió mi “no-tan-fanatismo”. De inmediato conseguí por medio de una amiga “The Imaculate Collection” (disco que fue robado por mi gran amiga a un no-muy-amigo suyo, para vendérmelo por la módica cantidad de 50 pesos). Lo escuché, y quedé prendado de muchas canciones que me recordaron, entre otras cosas, mi niñez. Descubrí dos canciones que jamás había escuchado, “Burning Up” y “Justify My Love”, la cual también luego jugaría un papel muy importante en una etapa de descubrimiento sexual de mi vida.

                                                                                   JustifyMyLove Video

Compré a la semana siguiente “Ray Of Light” y pensé que era el mejor disco jamás creado. Habían amigos míos que no sabían siquiera que Madonna seguía viva, menos con un disco tan “actual” y bailable, y electrónico, y profundo… Como era yo quien fungía como DJ en las fiestas y era quien más música tenía en su acervo, me dediqué a poner ese disco en todas las fiestas, convirtiéndose en un “Clásico-Obligado”… Pues no había muchas opciones, era lo que yo quería o el radio…

Pasaron cerca de 2 años sin que la “Madonna-Mania” me pegara duro en realidad, me conformé con “The Immaculate Collection” y “Ray Of Light”. Pero para mis 19 años, un encuentro en internet hizo de una canción en específico el estandarte perfecto para la búsqueda de una identidad sexual y la realización de alguna que otra fantasía. Fue “Erotica” nuevamente, aquella canción cuyo video me erizó el cuerpo, aparecía de nuevo de la mano de mi primera aventura sexual – la cual no describiré – y de ese encuentro, si bien perdí mi castidad, gané a su vez la curiosidad por conocer el álbum entero y sus “extras” (el libro “SEX” y la película “Body Of Evidence”, en las cuales Madonna es sexualmente muy explícita y gráfica en cuanto a sus fantasías se refiere). Compré el cd, lo escuché de principio a fin y la sensación que me provocó en general, fue un estado de excitación y curiosidad supremo. La frase “I’ll Teach You How To…” me daba tantas ideas… Aún sigue vigente.

                                                                    I'll teach you how to fuck

Casi por añadidura a “Erotica”, compré “Bedtime Stories”, habiendo escuchado años atrás  “Secret”, pero dos canciones fueron las que en verdad pudieron provocar algo más que mover mis piés a su ritmo: “Human Nature”, la cual expresaba mi sentir completamente acerca del ser LIBRE sexualmente sin temor al qué dirán; y por otro lado muy opuesto se encontraba “Love Tried To Welcome Me”, una canción que habla acerca de cómo hay veces que sientes que el amor te rechaza, por más intentos, por más ganas, por incluso más amor que tengas guardado y listo para entregar, simplemente la persona con quien compartirlo no llega (…Instead of spring it’s always Winter & my heart has always been a lonely hunter…)

Pensaba que hasta ahí podría quedar mi fascinación por la mezcla música + sexo que Madonna había propuesto, hasta que llegó “Music”. La canción que fue mi bienvenida – literalmente – al mundo del “clubbing” en exceso, de la diversión desenfrenada, de bailar con quien fuera y luego besarnos, de ir de fiesta en fiesta con “la bola de amigos”, de usar gafas semitransparentes y sombrero cowboy en un antro… Oh! Tengo tan buenos recuerdos de “Music”… Además de ser una canción que “prende” aunque boba, si es un ícono de la música de principios de milenio. ¿Quién no intentó hacer la coreografía de “Don´t Tell Me” en algún antro o fiesta? O al menos ¿Quién no pensó tirarse a alguno de los cowboys del video?… No contesten… ya sé la respuesta!

                                                           dont tell me video

Después de comprar “Music”, me dediqué en cuerpo y alma a juntar mis “ahorritos” para comprar todos los discos que me faltaban. Gracias a Mixup que tenía en ese tiempo toda la discografía importada, incluso los sencillos. Pero el disco que recuerdo que costó más caro fue el primero… Costó unos 300 pesos y valió cada centavo, pues al conocer las raíces de la música de Madonna, es como hoy me explico que no es sólo una formula muy bien diseñada, sino que es ella quien de por sí ya es intrigante y camaleónicamente deliciosa. Compré “Madonna”, “Like A Virgin”, “True Blue” y “Like A Prayer”, el cual me resultó no ser lo que la mayoría opinaba, que era su mejor álbum, pues creía que cada álbum era mejor que el anterior y así no puedes calificar cuál es el mejor realmente. Fue por esa época que vi por primera vez el video de esa canción, el comercial que Pepsi retiró gracias a dicho video y fue cuando me pregunté ¿Qué es eso tan terrible que hizo Madonna para merecer tal alboroto por un video que muestra a un tipo “San Martín de Porres”, unas cuantas cruces en llamas y al final resulta que es UNA OBRA DE TEATRO?… Tras años de analizarlo, creo que mal interpretaron el contenido, pues el final revela que todo es una bromita “de estudiante” teatral…

Fue una mañana antes de irme a la escuela, que prendí la tele y vi anunciado el “World Premiere” del nuevo video de Madonna – “American Life”. Detuve mi arreglo personal por un momento y contemplé el video, que me pareció bueno, muy de acuerdo con la problemática política que vivía USA en ese tiempo. Me reí al final, cuando la granada le cae a G.Bush y a S.Hussein. Seguí con mi arreglo, pues se me hacía tarde. Al regresar de la universidad, volví a ver el video, que pasaba cada hora. Me harté de él, sin saber que sería el primer y único día que lo transmitirían en esa versión. Tiempo después, se oía en las noticias que la propia Madonna se había auto-censurado por respeto a su país, cosa que no entendí, pues si por respeto fuera, no habría hecho ese video en primer lugar. Creo que fue de las pocas estrategias publicitarias que no le han resultado (además de todas sus pleículas), pues las ventas del disco fueron pobres, trataron de levantarlo con “Hollywood”, corte que no se me hacía el mejor ni en contenido lírico/musical ni en video. Quizás si le hubieran dado más fuerza a los sencillos “Love Profusion”, que era claramente un tema más dance y seguía una línea evolutiva del previo “Music”, o quizás yendo a lo profundo con “Nothing Fails”, el disco se habría salvado. Incluso, la gira “ReInvention Tour” tuvo que ser nombrada así, pues Madonna incluyó en su set canciones que según ella “odiaba” ya, tales como “Vogue” y “Material Girl”. Fue la etapa política de Madonna, y sinceramente, zapatero, a tus zapatos

El 20 aniversario de los MTV puso a Madonna una vez más en el interés público, pues después del “fracaso” de “American Life”, el no-editado “ReInvetion Tour” y la fallida película “Swept Away”, este numerito le cayó como anillo al dedo. Todo el mundo estábamos pendientes de la presentación SUPER EXCLUSIVA y en muchos años de Madonna para los VMA, incluso anunciaron su presentación 10 minutos antes de que comenzara en vivo el espectáculo; y cuál fue la sorpresa de escuchar y ver la recreación del momento en vivo considerado como el padre de las presentaciones de Madonna en 1984. Era “Like A Virgin” pero con Britney Spears – sí, algo travieso para unos, deprimente para otros – y Christina Aguilera – que se veía mucho mejor en todos los sentidos que Spears. Y luego el infame beso… El más cortito, doble y famoso de la historia de MTV. Muchos pensarían que era “La Reina” heredando corona y cetro a las más “parecidas”, pues el beso fue para las dos, aunque Bitchy Sperms acaparó la atención. Pero no fue así, sólo un “boost” para el nuevo álbum de Spears (el cual me parece el “mejor” de ella, pues esta chachondón en serio y no mamadas… bueno, sí, algunas!) y el regreso número 2 (… ¿ o 3? Hasta perdí la cuenta de los “comebacks” de Madonna…) con el increíble “Confessions On A Dance Floor”.

Párrafo aparte merece “Confessions…” pues, a nivel personal, estaba casi al final de mi carrera, las fiestas pululaban por doquier y el primer sencillo “Hung Up” era LA ROLA para bailar y coreografear en el antro, en la casa o en la oficina… Siempre he creído que cuando en una nueva década o a mediados de ésta, “samplean” una rola “disco”, ésta está destinada a ser un mega hit… y “Hung Up” no fue la excepción. Mi fanatismo por este disco ha sido el más cabrón de todos, pues es un álbum que me encanta de principio a fin. Hice hasta lo innombrable por conseguir la edición limitada, pues en ningún lado la vendían ya… Hasta que un buen día, en C&A, estaba en uno de los “players” el cd de esta edición, la cual nunca me la habían querido vender… Pero no contaban con mi poder persuasivo y el clásico “El Cliente SIEMPRE Tiene La Razón y QUIERO ESE DISCO PRECISAMENTE!!!” y lo sacaron, lo re empacaron y me lo vendieron… Oh! Qué feliz fui… “Fighting Spirit”, el bonus track, quizás es una de las mejores canciones de ese álbum, valió la pena lo que pagué, pues ahora sí se me hacía un producto “redondo”. Meses después, apareció a la venta el “Confessions Tour”, y creo que es uno de los conciertos mejor montados… Hasta cansa verla toda viejita dando saltos y bailando esas coreografías tan extremas… Sólo Madonna puede hacerlo, NADIE MÁS! Fue un agasajo escuchar “Like A Virgin” y “Lucky Star” en las versiones de este tour… son tan actuales, tan dance… que me dan ganas de bailar ahorita mismo…!

                                                                                         Confessions LTD

“Hard Candy”, su último álbum, quizás no es el mejor, ni el más profundo… Es más, es de los más “pinches” que tiene en su haber, hasta me atrevo a decir que fue un “Ya! Aquí está esta mamada de disco Warner Music, y dejen de estar jodiendo!” Pero tiene cosas muy interesantes, como “Miles Away”mi favorita por la guitarra, por la letra, por el tiempo en que la escuché y me pude identificar“Candy Shop”, que me suena a un intento de “Music” y por supuesto “Give It to me”, que iba a ser supuestamente el título del álbum…

Llegó a mí la tienda electrónica de mis sueños: AMAZON.COM y ahí empezó la locura…

Años atrás, en un bazar de discos de vinil, encontré “Like A Prayer”, y yo, siendo fanático del vinil, siempre quise tener toda la colección (o al menos los primeros) de Madonna. Pero un buen día, navegando por la red, encontré Amazon, que SI hace entregas a México!!!
Con miedo, saqué la tarjeta de crédito y compré un cd – “Who’s That Girl?”, que costaba solo 5 dólares + 4 de envío – sin tener nada que perder más que 9 dolaritos (cuando estaban a 10 pesos) lo ordené y en cosa de 5 días llegó hasta mi puerta. Fue de los momentos más sublimes de mi vida, no por el cd en sí, esta horrible! Sino porque sólo  así podría comprar los todos los álbumes en vinil y sus ediciones especiales. Y sin más, compré “Hard Candy”en viniles rosa y azul marmoleados – y el escazo pero muy codiciado “Confessions On A Dance Floor”en viniles rosa. Y así me embarqué a conseguir todos los demás, sólo álbumes de estudio básicamente. 

                                                                                                              Hard Candy LP1  

                                                                    Hard Candy LP2                                               Confessions LP 

Los más difíciles de conseguir, y por ende más caros, son “Erotica”el cual recientemente encontré en Amazon.UK (sí, también sirve el de Inglaterra!) a un precio realmente ridículo, por barato, sólo 12 libras… Hagan cuentas! – y “Bedtime Stories”. Estos últimos son tan raros, pues no estuvieron a la venta comercialmente, sino que fueron impresos solo promoción de DJ, numerados del 1 al 1000 y se acabó. “Bedtime…” es el más caro en todas las páginas, pues es limitadísimo, pues viene así como “Confessions…” en viniles rosa neón, y los llegas a encontrar hasta en 300 dólares en Ebay. Existen otras versiones, sólo Inglesas y Brasileñas, de este LP, pero con la variante de ser un solo vinil negro; pero aún así, muy caros.   

Madonna es mi artista favorita, la admiro por ser única e irrepetible, excelente para mantenerse siempre a la vanguardia en cuanto a imagen, música y shows se refiere. Ha pasado ya a la historia, pues ninguna mujer ha logrado lo que ella en el plano musical… Con más de 25 años de carrera ininterrumpida, más de una docena de álbumes y unos 76 singles; Madonna es LA MUJER de la cual quisiera mucha gente saber su secreto de éxito… 

 Discografía Madonna 

                                                                    Discografía Madonna Singles

Y como BONUS, la portada inédita de lo que habría sido su primer album, titulado “Lucky Star”…

                                                                                                A Madonna - Madonna (lucky star)

PD: Este es un pequeño video que hice para compartir mi colección de viniles de Madonna, sólo den click…

TE AMO PANDITA!
GRACIAS POR TODOS LOS REGALITOS!
ERES PARTE DE MI COLECCIÓN!
EEADMV!

20140516-173933.jpg

Discografía – Lupita D’Alessio

Dicen que todos tenemos un vicio o más de uno… Y estoy de acuerdo, los tengo. De entre tantos vicios que alguien puede tener, el coleccionar cosas puede resultar un poco inútil para unos – los que no coleccionan nada – o puede ser un alimento para el alma… Son pequeños objetos materiales que no dañan a nadie, que te hacen feliz y te inspiran.

Una de mis aficiones desde niño, ha sido coleccionar discos – preferentemente viniles – pues he encontrado en ellos gran satisfacción no sólo por la música, sino que se han convertido en un sello característico de mi personalidad. Todos quienes me conocen, saben que colecciono discos, que son el mejor regalo que puedo recibir y que invierto mucho tiempo y algo de dinero en aumentar la gran colección.

Y deseo compartir con el “pequeño mundo” que reside en internet mi pasión por estos objetos…

Empiezo con la discografía de una de mis cantantes favoritas, quizás la más! Tengo sentimientos encontrados acerca de Lupita D’Alessio, pues no me identifico al 100% con su obra, mucho menos soy de esos “fans” que defienden a capa y espada a su artista, que le siguen por doquier o incluso que tengan una obsesión enfermiza por su persona… Su vida privada no es de mi interés… no hablaré más que de la música, de esas canciones que me han hecho tan feliz durante toda mi vida.

Me pregunto el por qué de mi fascinación por Lupita D’Alessio… Desde que tengo uso de razón y desde que aprendí a hablar y cantar, en la boca siempre tuve una canción de ella… Sin saber siquiera lo que decía, lo que significaba; era quien cantaba y se sabía absolutamente todas las canciones de sus discos, su orden y melodías…

Era algo extraño para un niño de 3 o 4 años de edad que pidiera siempre como regalo de cumpleaños o navidad o reyes, un disco de ella… Incluso, cuentan mis padres, que cuando la vi por primera vez  en vivo – en el programa Siempre en Domingo en 1984 – que aquellos que se encontraban alrededor de nuestros asientos asombrados me veían cantanto con tal pasión títulos como “Sábanas Calientes” o “Mentiras”. Ahí estaba, con mi micrófono
cantando a todo pulmón, sin inmutarme siquiera de el juicio ajeno, la opinión o el contenido de las letras.                  en-siempre-en-domingo

Muchos años han pasado desde que tuve mi primer disco de Lupita – Lupita D’Alessio En Concierto (que de concierto no tiene nada, sólo Dios sabe por qué lo nombraron así – el cual incluye canciones tales como “Lo Siento Mi Amor” e “Inocente Pobre Amiga”, temas que la consolidaron como una gran figura musical y que hasta el día de hoy son el estandarte del “desamor y desengaño”. Pero en realidad, las canciones que más me gustaban de este disco son “Entre Mis Brazos” y “Mi Amor Sin Tí”. En ConciertoComo dato curioso, cabe destacar que en las décadas de los 70’s y 80’s, muchos cantantes grababan hasta 3 discos por año, por lo que figuras como Lupita, José José, etcétera, tienen en su haber más de 20 producciones. En el mismo año en que salió “En Concierto”, también fue lanzado el disco “Ya No Regreso Contigo” – el cual, es mi favorito en cuanto a letras se refiere… me gusta todo – que contiene temas como “Aprendiendo A Amar”, que fue tema de una telenovela del mismo nombre en 1980; “Desde Hoy”, que es una de las canciones que a la fecha me hacen querer ser más fuerte y cambiar lo que no funciona e incluso me sigue haciendo un nudo en la garganta al tratar de cantarla; o “La Diferencia”, tema con el cual me acuerdo siempre de mi papá, con quien la cantaba cuando niño.

Ya no regreso contigo

Esta colección la he conjuntado por más de 25 años, comprando algunos discos cuando salieron, otros hasta 3 veces – pues de niño era muy descuidado con ellos y como los veía como juguetes, pues no me importaba si se rayaban o la portada se dañaba; la mayoría ya van en su segunda vuelta – Incluso, no fué hasta hace apenas unos 2 años que descubrí una página de admiradores, la cual contenía una sección dedicada a la discografía completa de Lupita, y es de admirarse el trabajo que hizo quien subío cada una de las fotos, pues además de imágenes, contiene un pequeño texto referente al momento en que cada disco salío, alguna que otra curiosidad y cosas por el estilo… Ahí es cuando me declaro fan solo de la música – de hecho es la primera vez que intento subir algo así – Gracias a esta página, pude verificar cuales eran los discos que me faltaban en la colección… Y bueno, la obsesión por tenerlos todos creció… Jamás había visto las portadas de los primeros albumes, incluso había canciones que no sabía que existían. Un buen día, fui a un bazar de discos antiguos y encontré, como si me hubiese estado esperando toda la vida, el primer disco de Lupita: “Mi Corazón Es Un Gitano”. Su debut como cantante en el año 1971. Su voz se escucha como la de una niña aún, las letras no son nada relacionadas con lo que hoy conocemos como el “concepto” de Lupita – duro y contra ellos… – sino más bien, baladas muy melosas y algunos covers como “Cerca De Ti”, versión en español de la canción “Close To You” de The Carpenters. Una vez en mis manos ese disco, como caídos del cielo, aparecieron en subasta en Ebay (gracias!) los títulos “Eres Tú” ( su segunda producción, que contiene la canción homónima del título del album, así como “No Te Pido Que Te Quedes”, “Parole Parole” y “Entre Brumas” – una balada instrumental que incluye sólo vovalización por parte de Lupita, la cual me provoca una melancolía suprema y me remite a alguna banda sonora de alguna película setentera mexicana… de esas bien dramáticas) y “Lupita D’Alessio Canta A Los Niños” (su tercer material, que contiene básicamente canciones infantiles básicamente, tales como “Érase Una Vez”, “Marcelino Pan y Vino” y la famosa “Mundo De Juguete”), desafortunadamente éste es el único disco que me falta de ella, pues en dicha subasta, me lo ganaron y quedó en 50 dólares… ni modo, si alguien lo ve o lo tiene y no lo quiere… ESTOY DISPUESTO A PAGAR LO QUE SEA!

03-canta-a-los-ninosSi me preguntan – y aunque no lo hagan lo voy a decir – cuáles son mis discos favoritos de ella, diría con certeza que son los que comprenden los primero años de su carrera, especialmente los que fueron lanzados entre 1976 y 1981.

– Juro que nunca volveré (1976), que contiene su homónima, además de “Pacto De Amor”, “Caminando Con Los Gitanos” y “Desencuentro” – siendo ésta última, una de mis favoritas.
– Como Tú (1978), que contiene su homónima y ganadora del festival OTI 1978, además de “En La Arena” y  “Copias”.
– Sólo Soy Una Mujer (1979), que contiene “Déjame”, “Ya”, “Ya Lo Sé Que Tú Te Vas” y “Nuestro Nido De Amor” – con la cual, suspiro de emoción.
– Aquí Estoy Yo (1979), que contiene “Soy Rebelde” – letra con la cual me identifiqué varios años en mi adolescencia – y “Aquí Estoy Yo” – poderosa balada de entrega y pasión.

Por supuesto me gustan la mayoría de los albumes subsecuentes, pero los primeros me cautivan más, pues la música es con orquesta – usualmente la de Chucho Ferrer – y no son tan sexistas/feministas. De los discos que la identificarían como lo que hoy es, destacan “Yo” (que contiene “Se Vende Esta Casa”, “Me Muero, Me Muero/Sábanas Calientes” y mis favoritas “Miserable Amor” – con la cual debería abrir sus shows pues tiene una potencia brutal – y “Qué Esperabas” , dedicada en su momento a mis “ex”); “Soy Auténtica Y Punto” ( que contiene “Te Estás Pasando”, “Acaríciame” y “Qué Ganas De No Verte Nunca Más”, otra muy dedicable al desamor); “Desde Mi Libertad” (producción que lanzó cuando salió de la cárcel y que contiene temas como “Derroche”, “O Tú O Nada” y la que le otorgó el sobre nombre por el cual se le conoce hasta el día de hoy “Leona Dormida” – se me pone la piel chinita con esa canción…) y finalmente el último buen disco que sacó justo cuando se le ocurrío cambiarse a TV Azteca “Estoy Aquí”, que contiene “Espejo”, “Incompatibles”, “Si Estoy Contigo” y “No Sé”, la cual me hizo pensar durante mucho tiempo algo que decía “… y no sé, si un día a mi puerta tocó el amor y yo no me di cuenta…” Pero bueno, sí me cuenta y lo recibí con los brazos y corazón abiertos!

No podría resumir esta pasión, estos recuerdos que tengo cada que pongo uno de mis viniles y me siento a conteplar las portadas de cada uno de ellos; no podría descirbir exactamente esta rareza de mi personalidad, pues no me considero un fanático “normal”, más bien alguien que AMA la música, sú música que le identificará por siempre.

Soy el hombre que desde niño ama las canciones de Lupita D´Alessio, que a quienes me han rodeado, he contagiado el gusto por ella o al menos el conocimiento y la identificación de sus canciones con su vida… Quienes me conocen, saben que si escuchan una canción de Lupita, seguro los acompañaré cantando con toda mi pasión..

discografia-lupita-dalessio

 

TASP! EEADMV!
…De vez en cuando, escucha una canción de Lupita… y recuérdame!